El Euro cumple 10 años de vida

¿Qué tienes en común con 330 millones de personas? Tu moneda. El Euro cumple 10 años, y seguimos haciendo cuentas con los precios grandes y quejándonos de que todo está más caro

¿Qué tienes en común con 330 millones de personas? Tu moneda. El Euro cumple 10 años, y seguimos haciendo cuentas con los precios grandes y quejándonos de que todo está más caro

Estos días se cumplen 10 años del mayor milagro de las matemáticas desde los tiempos de la multiplicación de los panes y los peces. El 1 de enero (en realidad el 4, que fue el primer día laborable de 1999) se cumplió una década del extraordinario caso de la moneda que convertía precios de 100 pesetas en 166 y pico. El 1 de enero de 1999 se creó el Euro (aunque su implantación definitiva llevó varios años, hasta 2002 sólo se utilizó para transacciones electrónicas). Pero, como nos pilla en recesión, desde Bruselas han dicho que celebraciones, las justas.

Se creó principalmente para mantener un cierta estabilidad en los precios, pero a cambio hemos pagado una montaña rusa en el valor de cambio que ha hecho bastante pupa a las exportaciones; por ejemplo, desde su caída frente al dólar en 2000, el euro casi había duplicado su valor en 2008, antes de debilitarse nuevamente. Nos llegaron a dar 3 dólares por cada 2 euros, y ahora es la libra la que nos mira con temor. Somos como el primo de Zumosol, pero en ocasiones eso es negativo, porque a los países de fuera les cuesta más comprar nuestros productos. El hecho es que ya somos 16 países (Eslovaquia se acaba de unir) de los 27 de la Unión Europea los que pagamos con euros, y eso es muy cómodo al menos a la hora de viajar.

Por cierto, nos parecía una exageración que hubiera un billete de más de 80.000 pesetas, y hoy España es el país con mayor circulación de billetes de 500 euros… Sea como fuere, seguimos añorando a la peseta rubia, y a ese señor con bigote que salía en los billetes de mil (por cierto, mucho más robustos que los de 5 euros, que se han reblandecido enseguida), de hecho seguimos hablando del precio de los pisos en millones y los abuelos (y no tan abuelos) siguen con la cuenta del 6. Que sepáis que el Banco de España sigue estando obligado a canjear las pesetas que aún pululan por España (se cuentan por millones las ‘pelas’ que no se han cambiado por euros aún) e incluso hay alguna tienda de barrio que ha afrontado la crisis aceptando las viejas pesetas. Cumpleaños…¿feliz?