Los funcionarios y la crisis

Todos hemos tenido que tratar alguna vez con un funcionario. Y aunque hay de todo, siempre nos quedamos con lo peor: los vagos, los holgazanes, los que no hacen nada…

Todos hemos tenido que tratar alguna vez con un funcionario. Y aunque hay de todo, siempre nos quedamos con lo peor: los vagos, los holgazanes, los que no hacen nada…

En el caso de España se juntan dos hechos importantes: que en este país nos encanta quejarnos de todo y que hay algunos funcionarios realmente espabilados.

Con la crisis son muchas las personas las que se están planteando opositar ya que es una buena manera de encontrar empleo y, además, estable y seguro. Se lo plantean los que buscan su primer empleo y no encuentran nada, los que ahora están en paro y los que siempre se lo han planteado.

La pega para ellos y es que, gracias a una sentencia del Tribunal Supremo, es posible insultarlos, como hizo un periodista en un periódico valenciano, y , aunque le denunciaron, el juez ha dicho que no atentaba contra todos.

Una buena solución para acabar con esa ‘fama’, merecida o no, de vagos y poco trabajadores podría ser la misma que han aplicado en Italia, ese país que en algunos aspectos parece que se ha ido quedando atrasado pero que, a la hora de reactivar a los funcionarios, han encontrado una solución y, además, que funciona.

El Ministro Italiano de Administraciones Públicas decidió hace unos meses que dividía el sueldo de los funcionarios entre una parte fija y una parte variable en función de la productividad. Pues esta iniciativa ha reducido el absentismo laboral en un 45%. Me gustaría saber que pasaría se esa medida se aplicara en nuestro país, aunque yo veo dos opciones: una es que se les planteara pagar más a los funcionarios (lo que cobran ahora de fijo y si quieren cobrar más, pues depende de la productividad) y la otra es dividir su sueldo actual en fijo y variable…pero no sé porqué no creo que les gustara a algunos funcionarios (los que menos trabajan, claro).