Los números de la toma de posesión de Obama

La toma de posesión de Obama ha costado unos 150 millones de dólares, que se han ido en blindar un Cadillac, pagar artistas, poner vallas u organizar bailes

La toma de posesión de Obama ha costado unos 150 millones de dólares, que se han ido en blindar un Cadillac, pagar artistas, poner vallas u organizar bailes

Y en mitad de la galopante crisis, va Obama y se monta un fiestorro de 4 días en plan boda gitana: coche blindado con puertas de 20 centímetros de grosor a prueba de granadas (a su nuevo Cadillac lo llaman ‘La Bestia’, y no es porque sea feo), 40.000 policías y similares vigilando el cotarro (incluidos más agentes de seguridad que los destinados a Afganistán), conciertos, banquetes… La toma de posesión de Obama ha sido la más cara de la historia, con un coste total de unos 150 millones de dólares. Tres veces más que la última toma de posesión de Bush, a quien los demócratas pidieron contención por estar en plena guerra de Irak. Eso sí, hay una forma de economía que se está resintiendo estos días en Washington: la zona ha sido declarada “libre de prostitución”.

En descargo del Partido Demócrata hay que decir que han seguido la sana costumbre americana de recaudar para luego gastar, igual que en la campaña electoral los candidatos recorren el país buscando no sólo apoyo sino también dinero (en España este tema es más oscuro que el sobaco de un grillo), el comité para la investidura de Obama recaudó unos 40 millones de dólares para pagar los actos festivos, desde el recorrido presidencial en tren entre Filadelfia y Washington, hasta 10 bailes oficiales que se celebran estos días en la capital americana.

Una curiosidad: cierto es que en Estados Unidos tienen por costumbre convertir el segundo nombre de las personas en su inicial (George W. Bush, por ejemplo) pero no dejó de ser curioso el hacerlo con Barack H. Obama cuando fue llamado al estrado para jurar fidelidad a la Constitución, bla, bla, bla. El nuevo “presidente del mundo” se llama Barack Hussein. Tocayo de Saddam, las vueltas que da la vida. Bush huyó al rancho de Texas en cuanto se enteró…