Aquellos afortunados financiados pre-crisis

Permitanme que haga una reflexión que puede que sea algo estúpida, por lo que a sus acertadas correcciones en forma de comentarios me encomiendo.

Permitanme que haga una reflexión que puede que sea algo estúpida, por lo que a sus acertadas correcciones en forma de comentarios me encomiendo.

Paseando por la ciudad veo que se ha detenido la construcción de nuevas viviendas… aquellos constructores que tenían los pisos a medias los están intentando terminar, pero aquellos que sólo habían puesto el cartel, lo han dejado aparcado todo. El parón inmobiliario que vivimos hoy puede ser el estrangulamiento en la oferta que viviremos mañana.

Pero hoy eso no importa a nadie porque la demanda ha caído drásticamente, a parte de por lo que todos sabemos… porque conseguir financiación se está poniendo muy duro: los bancos ya no dan hipotecas con la ligereza a la que nos tenían acostumbrados, con el 100% del valor de tasación que en ocasiones era superior al precio de compra, por lo que hasta te daba para cubrir los gastos de escrituración.

Hoy en día, si no estás en paro, tener una hipoteca es un lujo vamos que eres un «suertudo»… quiero decir que tienes un crédito ya concedido durante 15, 20 ó hasta 30 años que en la actualidad te costaría mucho conseguir y que gracias a él has podido acceder a una vivienda, que según las teorías económicas de la bisabuela del Morito a larga te permitirá alcanzar cierta prosperidad.

Sin duda es el momento de apretarse el cinturón, de eliminar gastos innecesarios y ahorrar lo máximo posible por lo que pueda pasar… pero con esa liquidez yo no haría cancelaciones parciales de hipoteca por mucho interés que me ahorre, porque si te quedas sin liquidez y mañana la necesitas puede que te resulte imposible conseguirla a través de financiación.

Antes era dificil tener piso porque estaban por las nubes, ahora es dificil tener piso e hipoteca. Asi que quién sabe, si salimos de ésta puede que algún día brindemos por la temeridad de aquellos banqueros que se lanzarón a darnos los créditos de aquellos días pre-Crisis.