La economía sumergida gana terreno en tiempos de crisis

Hay una gran diferencia entre la gente que dice trabajar, la gente que ingresa dinero y la gente que está cotizando a la Seguridad Social. El dinero negro es un negocio en auge

Hay una gran diferencia entre la gente que dice trabajar, la gente que ingresa dinero y la gente que está cotizando a la Seguridad Social. El dinero negro es un negocio en auge

Quizá has cambiado de profesor de inglés estos días, o vas a necesitar una asistenta para tus hijos, o para cuidar a tu abuelita, o para limpiar el hogar… y probablemente lo pagarás en un sobre y punto, no te engañes. Pero además, hoy se apuntan a la moda del ‘no hace falta factura’ trabajillos de contabilidad, diseño por ordenador, camareros para fiestas o edición en prensa. Todo cobrado en dinero negro.

Las cotizaciones a la Seguridad Social bajaron de enero de 2008 a enero de 2009 un 4,34%, que equivale a casi 850.000 cotizantes menos. A su vez la encuesta del tercer trimestre (de 2008) de la EPA (Encuesta de Población Activa), en la que se le pregunta a la gente que si ha trabajado últimamente, refleja una bajada de apenas un 0,8%, es decir sólo 163.000 personas menos confesaban no estar trabajando mientras un año antes sí lo hacían. O a la gente no le gusta reconocer que está en paro, o 4 de cada cinco parados trabaja ‘en B’. Por otro lado, la Contabilidad Nacional dice que casi 21 millones de personas tienen trabajo, pero la Seguridad Social sólo admite 18 millones y medio de cotizantes. La única razón totalmente legal sería un pluriempleo galopante: 2 ó 3 trabajos ocupados por un unico cotizante, pero las últimas estadísticas sitúan el pluriempleo en España en sólo un 3 %. Eso de trabajar no le gusta a nadie, así que imagínate trabajar x2 o x3. Está claro: a Hacienda se la están metiendo doblada.

Cuando las cosas van mal, los trabajadores aceptan currar sean cuales sean las condiciones, y muchas empresas se aprovechan para no pagar cotizaciones. Estos trabajos en dinero negro sí se contabilizan en la Contabilidad Nacional (y por ello sí se tienen en cuenta para calcular el PIB) pero no a la hora de hacer números en la Seguridad Social. Por otro lado, a mucha gente no le alcanza con el paro para llegar a fin de mes, por lo que hacer cualquier chapucilla para redondear el presupuesto. Y de ahí de facturas, ni hablamos. Trabajo hecho, y si te he visto no me acuerdo.