Madre de octillizos: ¿gasto ilimitado o negocio?

La madre que tuvo octillizos en Estados Unidos se plantea la hazaña como un negocio. Lo que podría parecer una ruina segura puede convertirse en un filón

La madre que tuvo octillizos en Estados Unidos se plantea la hazaña como un negocio. Lo que podría parecer una ruina segura puede convertirse en un filón

Nadya Suleman, una mujer estadounidense (estas cosas siempre pasan allí) de 33 años, tuvo octillizos a finales de enero. Antes había tenido otros 6 hijos (éstos ya más repartiditos) y 3 abortos. Un no parar.

Estados Unidos es un mal país para necesitar atención médica especializada, y más si te pasas la vida en una clínica privada para ser fecundada artificialmente. Eso de la Seguridad Social suena raro y la factura del hospital le va a salir a Suleman por 150.000 dólares del ala. A todo esto hay que sumar las molestias que supone convertirte en el centro de atención de todo un país de la noche a la mañana. Decenas de paparazzis y cámaras de televisión hacen guardia frente a su casa de Los Ángeles como si se tratara de la casa de la Obregón. Pero no lo llame molestia, llámelo negocio. Oprah Winfrey (algo así como la Ana Rosa Quintana de América pero en horario de máxima audiencia) ya le ha hecho llegar una suculenta oferta para que colabore con ella, la revista ‘People’ ya prepara un portadón lleno de chupetes, y la super mamá negocia patrocinios para sus vástagos. En total, se calcula que puede llegar a ganar más de 2 millones de euros entre contar su historia para los medios y ponerle cosas de marca a los pequeños. Es otra forma de hacer dinero en tiempos de crisis. Algo arriesgada y no sé si muy ética, eso es cierto.

Además, su vida es un dramón: traumas infantiles, está en paro, problemas familiares…y vive a tiro de piedra de Hollywood. Película al canto, permanezcan atentos a la cartelera.