San Valentín también nota la crisis

El amor también sufre con la crisis. Este San Valentín ha sido menos de color de rosa, menos de chocolate y menos lleno de flores que otros años. A este paso, Cupido también se va a quedar en paro.

El amor también sufre con la crisis. Este San Valentín ha sido menos de color de rosa, menos de chocolate y menos lleno de flores que otros años. A este paso, Cupido también se va a quedar en paro.

Una cosa es que el amor no tenga precio, y otra muy distinta que no la tengan los enamorados. Fiestas más señaladas como la Navidad o los cumpleaños aguantan el tirón, parece mal no tener un detalle en esas ocasiones, pero el día de San Valentín dicen que lo inventó el Corte Inglés, por lo que es más fácil dejarlo pasar. Si al menos la crisis sirve para rebajar el nivel de empalagamiento global que sufre el planeta cada 14 de febrero, algo habremos ganado.

Según el grupo de análisis americano IBISWorld,este año se gastaron 28.600 millones de dólares en EEUU dedicados a sorprender a la pareja, lo cual parece mucho pero es casi un 5% menos que en 2008, año en el que los enamorados se dejaron 30.000 dólares en rosas, cenas románticas y esos odiosos cojines con forma de corazón que deberían desaparecer de la faz de la tierra (eso es una opinión personal, los de IBSWorld no se han pronunciado al respecto). Parece que la cama es la que más se resiente con la crisis, pues las ventas de ropa íntima han bajado un 6%, más o menos lo mismo que las cenas a la luz de la luna (el previo a la ropa íntima). Las joyas son las que más han mantenido el tipo, con bajadas del 3%. Ya se sabe, el oro es una inversión, mientras que un picardías se queda pequeño con el paso de los años. El rey de San Valentín, el ramo de flores, también parece que está pasando de moda aprovechando que escasea el dólar, pues las exportaciones de flores desde Ecuador a yankeelandia se han rebajado en una cuarta parte en apenas un año, el consumo en en nuestro país ha caído un 20%, y las floristerías por Internet (menos románticas pero más cómodas) dicen que no venden ni los tallos. Los únicos del sector parejas que aumentan sus ventas estos días son los fabricantes de preservativos, un 6% en enero respecto al mismo mes de 2008 según la consultora Nielsen & Co. Más vale prevenir que pagar (pañales).

En España nadie parece tener tanto tiempo libre como para hacer un estudio de este tipo, pero la tendencia está tan globalizada como la propia crisis. Te quiero perrito, pero pan poquito.