¿Vivimos por encima de nuestras posibilidades?

Recuerdo que cuando era más joven (que no soy tan viejo ahora) y me decían que mis padres cobraban 150.000 pesetas a mi me parecía una verdadera fortuna

Recuerdo que cuando era más joven (que no soy tan viejo ahora) y me decían que mis padres cobraban 150.000 pesetas a mi me parecía una verdadera fortuna

Ahora nos hemos acostumbrado a un nivel de vida donde nuestro sueldo ‘vuela’ en cuanto nos dan la paga: hipoteca, facturas, gastos, compras, etc…Lo que hace unos años nos parecía una fortuna o se nos va sólo ‘sobreviviendo’ mes a mes.

Ahora que nos hemos acostumbrado a otro ‘tren de vida’ pensamos que si cobráramos más viviríamos mucho más tranquilos y mucho mejor. Pero ¿eso es verdad?. Aunque nos cueste admitirlo, cada uno consume en función de lo que tiene o lo que espera tener: cuando éramos niños aguantábamos con nuestra paga el tiempo que era necesario; ahora aguantamos con nuestro sueldo y si fuéramos ricos no nos iría mucho mejor.

Un par de ejemplos: un grupo de banqueros en EE.UU tiene problemas para llegar a fin de mes con medio millón de dólares al mes o los jugadores del Valencia, que llevan un par de meses sin cobrar. Con lo que ganan nadie se cree que esta gente pase hambre, pero también es cierto que, como todos, tienen sus gastos: tienen que pagar a sus gestores, tienen unas inversiones que mantener, tienen deudas (como todos), ayudarán a sus familias…y se organizan la vida en función de su supuesto sueldo.

Cada uno gasta y vive en función de lo que tiene previsto ganar cada mes, incluyendo lo que puede ir devolviendo cada mes al banco si ha pedido un préstamo.

Seguramente, prever que esa entrada de dinero mensual puede no producirse alguna vez, nos permitiría estar preparados para afrontar mejor estas situaciones.