Ejemplos de la crisis: el fútbol también sufre económicamente

Cada vez quedan menos sectores libres de crisis. El mundo del fútbol siempre ha sido un ejemplo de dinerito fresco, pero últimamente ven las telarañas en la caja fuerte

Cada vez quedan menos sectores libres de crisis. El mundo del fútbol siempre ha sido un ejemplo de dinerito fresco, pero últimamente ven las telarañas en la caja fuerte

Siempre ha habido un ‘runrún’ de crisis en el mundo del fútbol: que si un equipo no paga al día, que si otro desciende por no llegar a fin de mes, que si vendemos al crack para cuadrar el presupuesto… Pero al final siempre eran equipos pequeños (con perdón) los que pagaban el pato, y como las cosas iban bien en el mundillo financiero, la sangre nunca llegaba al río (de hecho el Real Madrid vivió durante años en quiebra técnica pero la gente se reía del tema). Pero estos días nos hemos ido encontrando con lo que yo llamo ‘El culebrón del Turia’, osea, la noticia de que el Valencia, uno de los presupuestos más importantes de España, y por lo tanto de Europa, no paga a sus jugadores desde demasiadas semanas, y ha tenido que paralizar las obras del nuevo estadio hasta obtener liquidez vendiendo sus derechos televisivos. Un día les decían que iban a cobrar, al otro les decía que si eso la semana que viene, otro día se trabajaba en el nuevo estadio, al siguiente los obreros ni aparecían…

Nadie tuvo nunca claro cómo podían sostenerse las abrumadoras cifras del tinglado futbolístico español, y parece que cada vez queda más claro que, directamente, no se sostiene. El club ché debe 17 millones de euros a los futbolistas y más de 15 a la constructora que está levantando el nuevo Mestalla. Por cierto, todo esto del Valencia empezó con el mismo problema que tiene estos días todo hijo de vecino a la hora de ir al banco: Bancaja le denegó el crédito. ¡Pero si soy el Valencia! Dijeron ellos. Pero la caja le pidió muy amablemente que cerraran la puerta por fuera.

Nada tiene que ver, pero también es significativo el bochorno del jugador del Rayo Vallecano envuelto en una trama de tráfico de drogas. Parece que ahora hay que trapichear para llegar a fin de mes en Segunda División. En Inglaterra llegan jeques árabes al mundo del fútbol diciendo que lo van a comprar todo, o magnates rusos directamente lo compran todo, pero eso de poner sueldos con 7 cifras tiene que caerse algún día por su propio peso. Y a todo esto, no quedan equipos españoles en la copa de la UEFA y en la Champions la cosa está muy malita. Ya ni el fútbol nos da alegrías.