Ha llegado el momento de ser económicamente progresistas

Vuelvo a pedir máxima responsabilidad a nuestros poderes públicos con el dinero de los contribuyentes, y ahora pido abandonar algunas de las ayudas sociales que nacieron en vacas gordas.

Vuelvo a pedir máxima responsabilidad a nuestros poderes públicos con el dinero de los contribuyentes, y ahora pido abandonar algunas de las ayudas sociales que nacieron en vacas gordas.

Hoy leo que se están realizando ajustes para agilizar las ayudas de la emancipación. Muy bonito, hay que estar de buenas con lo jóvenes, que son una parte importante del electorado.

No obstante, y en la actual situación creo que es el momento de reflexionar si no es momento de dar un paso hacia atrás, para por lo menos no tropezarnos en nuestro avance y pegarnos un castañazo padre.

Me refiero a que los presupuestos son prisioneros de una serie de ayudas, subvenciones, subsidios, etc, obligaciones adquiridas a lo largo del tiempo que son fruto natural de una situación económica «voyante», y de las que es políticamente muy difícil deshacerse. Pero ahora sería un gesto de responsabilidad abandonarlas, no son progresivos, pues no discriminan lo suficiente en relación a la situación económica del beneficiario, como la comentadas a la emancipación, o los 2.500 euros para los recién nacidos, y Sque a partir del verano comenzarán a peder de forma masiva sus viviendas, que van a verse abocados a situaciones de pobreza y seguramente algunos de ellos a la delincuencia.

No somos Suecia, y creo que es momento de que las administraciones comiencen a mirar céntimo a céntimo, y nosotros exigir por todos los medios a que así lo hagan. Yo con esto lanzo mi piedra particular.