La convergencia de España con el resto de Europa se detiene

Tras 13 años de recortar diferencias entre el PIB de la zona euro y el español, en 2008 paró la tendencia positiva. ¿Será que cada vez somos menos europeos?

Tras 13 años de recortar diferencias entre el PIB de la zona euro y el español, en 2008 paró la tendencia positiva. ¿Será que cada vez somos menos europeos?

El objetivo de mirar de tú a tú al resto de potencias europeas en lo que a euros se refiere tendrá que esperar. Tras recortar diferencias con el resto de manera fulgurante desde 1993 en términos de PIB per cápita (es decir, lo que nos toca a cada uno como promedio de la riqueza del país), el pasado año nos estancamos en el crecimiento comparado con los otros 14 ‘compañeros del Euro’. Total, que nos siguen mirando por encima del hombro.

Según Eurostat, los estudiosos que hacen las macroestadísticas sobre ‘cómo va la cosa’ en Europa (¡vaya factura de teléfono deben pagar con tanta llamadita para preguntar!) dicen que si la media de la Europa de los 15 (países con el Euro como moneda) fuera 100, España estaría en un honroso 94,8, que no está nada mal, pero que en 2007 era del 95,5. Teníamos más nivel. Francia también ha bajado, estando en un 99,1 actualmente, mientras que Alemania se aleja con un 102,2 e Italia sigue a nuestro rebufo (desde hace 3 años) y se sitúa en un 89,7, por ejemplo. Tienen que comer más spaghettis para ponerse fuertes.

Teniendo en cuenta que el promedio europeo (lo que los del Eurostat llaman 100) es de 28.200 euros por barba (o cara lampiña) y año, en España rondamos los 26.800 euros de media para vivir en 2008. Hay quien dice que fue porque ahora somos más, pues la población creció en España el 1,1% durante el pasado año mientras que en el conjunto de la zona euro no llegó a crecer ni el 0,5%. No tendremos tanto dinero, pero nuestros parques infantiles están mucho más animados.