¿Los automóviles empiezan a salir de la crisis?

Siempre se ha dicho que los coches son el reflejo de la economía: si la gente tiene dinero, pues se cambia de coche, significa que la economía va bien…

Siempre se ha dicho que los coches son el reflejo de la economía: si la gente tiene dinero, pues se cambia de coche, significa que la economía va bien…

Si la gente no tiene dinero, prescinde de ‘lujos’ y aguanta con su coche un par de años más. Con la crisis actual es algo que ha quedado muy patente: durante años, la venta de coches batía un record de ventas un mes tras otro. De repente, han dejado de vender y la caída está siendo espectacular. La economía ha dejado de ir bien y la gente no gasta en nada y mucho menos en coches.

También es cierto que los coches mueven mucho negocio: no sólo las fábricas y los empleos directos, los indirectos, los talleres, los concesionarios, el transporte, etc. Por este mismo motivo los gobiernos están motivando la venta de coches: en parte por todos los sectores que mueven y en parte por relanzar la economía.

Dentro de los meses de malas noticias que se oyen en el sector, estos días hemos oído dos buenas noticias: Wolkswagen ha batido su record de ventas en Alemania y el Plan Vive, que en sus primeros días de Diciembre sólo consiguió vender 20 coches, ha cerrado en el mes de febrero con 12.000 operaciones, el doble de lo que tenía previsto el Ministerio de Industria. Ambas son pequeños bálsamos para un sector muy herido, pero dentro de la situación, son buenas noticias.

Esperemos que en otros sectores también se vayan notando poco a poco las medidas tomadas por Gobiernos, empresas y bancos y se consiga tranquilizar la situación para poder replantear seriamente el funcionamiento de la economía mundial.