¿Los ricos pueden ayudarnos?

A raíz de una noticia en la que se decía que Carlos Slim, el tercer hombre más rico del mundo, iba a ayudar a México, su país de origen, pensé si en España podía ocurrir lo mismo.

A raíz de una noticia en la que se decía que Carlos Slim, el tercer hombre más rico del mundo, iba a ayudar a México, su país de origen, pensé si en España podía ocurrir lo mismo.

Carlos Slim es un empresario mexicano con negocios en Telecomunicaciones, Comercio, Minería, etc que le han llevado a ser el segundo hombre más rico del mundo, por detrás de nuestro amigo Buffet. Pues Carlos Slim se ha propuesto ayudar a su país de origen, México, invirtiendo 516 millones de dólares y creando 34.000 empleos.

En nuestro caso, hasta el número 10 (subiendo desde el 22) de la lista de los hombres más ricos del mundo no aparece ningún español y es, como no, Amancio Ortega. Pero investigando en listas de los más ricos de España me salen banqueros (como Emilio Botín o Francisco González), constructores (como Enrique Bañuelos o Luis del Rivero) o Inmobiliarias (como Luis Portillo).

Esta lista nos demuestra por donde hemos estado caminando estos últimos años: invirtiendo todo (y más) en construcción y deuda y poco (o nada) en lo demás. Y no es que no sepamos: tenemos energías renovables, telecomunicaciones, textil, turismo, cultura, infraestructuras, investigación…pero son sectores en los que el retorno de inversión es menor y a largo plazo, y los españoles somos gente inquieta, queremos mucho dinero y lo queremos ya: eso es especulación.

El otro día oí en un debate que alguien decía ‘lo que no es normal es que un niñato con 30 años sea multimillonario. El dinero se consigue trabajando y con esfuerzo durante toda la vida’. No estoy del todo de acuerdo porque, si alguien es muy bueno en un sector (el que sea) y , por ejemplo, con sus ideas crea miles de empleos, es lógico que se le recompense por ello. Creo que la frase debería haberse orientado a que, lo que no es ‘lógico’ es que por especular, por contactos y a base de empobrecer a mucha gente, unos pocos se hagan muy ricos.