OTROS MODELOS: FINLANDIA y su sistema educativo

Año tras año Finlandia aparece en lo más alto del podio de los informes PISA. ¿Cúal es el secreto nórdico?. Por lo que parece simplemente aplicar el sentido común.

Año tras año Finlandia aparece en lo más alto del podio de los informes PISA. ¿Cúal es el secreto nórdico?. Por lo que parece simplemente aplicar el sentido común.

Hace un par de años estuve en Helsinki y cogí uno de esos buses que te dan una vuelta por la ciudad. De la grabación que acompañaba el trayecto recuerdo dos elementos sorprendentes: el amor por la música de los finlandeses y el orgullo que sienten por su sistema educativo, reconocido en los últimos informes PISA como el mejor del mundo. Algo incomprensible para quiénes vivimos en un país cuyo orgullo son siempre los logros deportivos .

Seguramente uno de los factores que ha llevado a España a la crisis que padecemos es que hemos vivido con una escala de valores equivocada despreciando el esfuerzo y la inteligencia; y poniendo por encima la picardía y el éxito material. Por el contrario, los profesores en Finlandia son extramadamente respetados -aunque también es cierto que están enormemente preparados y bien pagados- y nadie cuestiona su autoridad porque en materia educativa son quiénes mejor conocen lo que conviene a los niños.

Sin embargo sobre el papel no hay grandes diferencias del sistema finlandés con el nuestro: obligatoria de los 7 a los 16 años el número de horas lectivas es superior en nuestro país, si bien los niños finlandeses no disfrutan de 3 meses de vacaciones seguidas como los nuestros. Casi toda la red educativa es pública, las escuelas son normalmente financiadas por los ayuntamientos y los programas educativos tienen un 75% de contenidos comunes en todo el estado – una diferencia sustancial con nuestro sistema descentralizado a las CC.AA..

Algunos aducirán que el gasto por alumno es superior al español (en algo más de un 10%), algo normal ya que el nuestro es extremadamente bajo, pero el contribuyente finlandés consigue más con menos dinero que muchos países. El secreto parece más bien residir en la preparación, autoridad y relación con los padres de los profesores y por supuesto la percepción generalizada entre los ciudadanos de que la educación es lo que ha permitido a Finlandia pasar de ser el hermano pobre de los países nórdicos a un país con muchísimo futuro.