¿Son las drogas la solución a la crisis?

Tal y cómo se decía en America Gánster, el negocio de la droga se parece a una empresa (una gran empresa) de cualquier sector: negocio, ventas, competencia, precios, consumidores

Tal y cómo se decía en America Gánster, el negocio de la droga se parece a una empresa (una gran empresa) de cualquier sector: negocio, ventas, competencia, precios, consumidores

Mi empresa vende un producto mejor que el de la competencia a un precio menor que el de la competencia

Fuente: Frank Lucas, en American Ganster

El debate sobre la legalización de la drogas se ha abierto de nuevo. No sólo porque lo diga Sánchez Dragó en su columna, sino porque lo dice The Economist, que hace unos días dedicó al tema la portada y una docena de páginas de argumentación.

Tampoco es algo que nos pilla desprevenidos a los Ninja: las armas, drogas y alcohol es de lo poco que sigue creciendo en EE.UU y, sobretodo, no debemos olvidar que ya hubo una vez que un producto ilegalizado y que se consumía en locales clandestinos, se acabó legalizando y vendiéndose en prácticamente en cualquier lugar: el alcohol. Y además ayudó a salir de la Crisis del 29. ¿Y la prostitución?

Son debates realmente complejos y que no se pueden simplificar en un solo artículo, pero lo que es cierto es que tanto la prostitución como las drogas se venden y se consumen en todo el mundo y la guerra contra ellas lleva toda la vida y siguen ahí. También es cierto que en el caso de legalizarse, al igual que ocurrió con el alcohol, se podría controlar mucho más el tratamiento, la seguridad, higiene y, cómo no, legalidad, de cada mercado.

Contra las drogas, como dice The Economist, es difícil luchar: son la séptima economía mundial del mundo, tienen ejércitos, sistema de distribución, comerciales, consumidores, trabajadores..Lo único que se consigue al luchar contra ellos es perder vidas y dinero, porque antes o después, por desgracia, llegan al consumidor. Es muy probable que sin esa ‘guerra’ llegaría más rápido y a más consumidores, pero también es posible que con un control sobre las mismas se pudiera gastar el dinero en ayudar a los que necesitan apoyo.

No soy yo quien debe debatir sobre este tema y dudo que ningún político se atreva, ya no digo a aprobarlo, sólo a plantear el debate. Aunque, si esto ayudara a salir de la crisis, cosas peores hemos visto.