Conclusiones de la Cumbre del G20 en Londres

La cumbre del G 20 acabó tan rápido como empezó. Palmaditas en la espalda, café y las mujeres a la Ópera. En un solo día de debates no se puede arreglar el mundo, pero algo habrán sacado en claro…

La cumbre del G 20 acabó tan rápido como empezó. Palmaditas en la espalda, café y las mujeres a la Ópera. En un solo día de debates no se puede arreglar el mundo, pero algo habrán sacado en claro…

Hoy todos los comunicadores, medios de comunicación, panfletos y hasta la hoja parroquial hablan de lo que pasó ayer en Londres. No, no me refiero a que no hubiera niebla, sino a la enésima cumbre de jefazos en pos de parar la crisis.

En general, la sensación transmitida es de mayor optimismo que en pasadas ocasiones. En un primer momento la cumbre parecía que iba encaminada al más rotundo fracaso, con Sarkozy amenazando con irse (¿tendría miedo de que la Bruni le pusiera los cuernos aprovechando su ausencia?), la ‘vieja Europa’ enfrentada a Obama, ZP más preocupado por el paro que por el FMI, y la prensa que por momentos parecía más interesada en la agendas de las primeras damas (los maridos de la Kirchner y de la Merkel no se dejaron ver por ahí, se ve que las tertulias de mujeres no les van) que en la de los primeros jefes. Pero al final se llegaron a acuerdos varios (acuerdos de mínimos, eso sí), y la sonrisa final parecía menos forzada que en otras reuniones.

Como lo mucho abruma, lo mejor será que desgajemos las iniciativas tomadas punto por punto:

  • ‘Habemus’ lista de paraísos fiscales. Pero no está claro que entren países importantes como Suiza o Bélgica, porque la lista la elaborará la OCDE y estos dos están en la Organización (que ponen dinero, vaya).
  • Entre los 20 pondrán 1 billón de dólares (España toca a 4.000 millones) para que el FMI y el Banco Mundial ayuden a las economías en problemas, como las del este de Europa, por ejemplo.
  • No habrá un nuevo organismo supervisor de las finanzas mundiales, por ahí, Obama no pasa. Una cosa es ser del Partido Demócrata y otra no ser el que manda.
  • Siguen rechazando el proteccionismo. Ni «compre español», ni «compre de su pueblo», ni ‘ná de ná’.

En resumen, España se ha alineado con la ‘vieja Europa’, que sabemos que son Francia y Alemania, lo malo es que a estas alturas está por ver si hay una ‘nueva América’ o fue sólo un espejismo. Por cierto, mientras el G 20 debatía, en el mundo perdían su trabajo 135.000 personas más (50 millones en 2009, según Antena 3). Y lamentablemente, muchas de ellas en España.

Pero no queremos ser los únicos que os formen opinión, así que aquí tenéis el comunicado final, y un resumen de lo que dice la prensa al respecto. Y si se nos ha olvidado algo, comentadlo.