El 70% de los empleos se consiguen por contactos

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro. Y si además tiene contactos, mejor que mejor. Tras los conocidos, Internet es la mejor fuente de trabajo, mientras que el INEM ayuda entre poco y muy poco.

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro. Y si además tiene contactos, mejor que mejor. Tras los conocidos, Internet es la mejor fuente de trabajo, mientras que el INEM ayuda entre poco y muy poco.

Cuando uno se queda en paro, y vamos camino de los 4 millones de parados en España, te dicen que vayas al INEM, cuyas siglas significan exactamente Insituto Nacional de Empleo. Lo de nacional nadie lo discute, lo de instituto lo podemos dar por bueno, pero lo de empleo cada vez queda más en entredicho, quizá lo más fideligno sería llamarlo el INED, de Desempleo. No es una crítica gratuita, es que apenas 3 de cada 100 buscadores de empleo lo consiguen a través de sus oficinas.

En estos casos, como casi siempre, lo que mejor funciona es el ‘boca a oreja’ (lo de ‘boca a boca’ lo dejamos para los vigilantes de la playa), pues entre el 60% y el 80% de los que encuentran trabajo lo hacen porque un amigo conoce a alguien, su tío busca un ayudante o alguien de la familia le ‘echa un cable’: contactos. Por detrás viene Internet, la herramienta de búsqueda más cómoda, y que genera más del 10% de los trabajos que se cubren. Lo malo de la red es la alta demanda: por cada oferta que se publica, medio millar de personas echan su currículum. Y así es complicado. Más atrás aparecen los típicos anuncios por palabras en los periódicos y las ETT’s.

E ironías de la vida, con lo mal que están las cosas, casi 1.500 personas han encontrado trabajo como orientadores laborales. El Gobierno puso en marcha hace casi un año esta nueva red de ‘buscadores de empleo para otros’. ¿A alguien le han ayudado realmente alguno de estos profesionales de la búsqueda? Al menos yo, no conozco a ninguno.