La concesión de créditos es ocho veces menor que los depósitos

Los bancos nos piden ocho veces más dinero (depósitos bancarios) del que nos prestan, y además nos dan menos interés por nuestro ahorro del que nos piden por nuestros créditos.

Los bancos nos piden ocho veces más dinero (depósitos bancarios) del que nos prestan, y además nos dan menos interés por nuestro ahorro del que nos piden por nuestros créditos.

Como esperemos que los bancos nos saquen de esta crisis, la llevamos clara. En España, para no ir más lejos, en febrero nos concedieron 5.300 millones de euros en créditos (o sea, dinero que nos prestan para salir adelante) frente a los 42.300 millones que nos captaron en forma de depósitos bancarios (o sea, ahorro que nos custodian). Las cuentas están claras: por cada 8 euros que les dejamos, nos prestan 1, y encima con intereses mucho mayores de los que nos dan por los depósitos a plazo. Un negocio redondo.

Es cierto que el mercado interbancario está más cerrado que la puerta del paraíso para Hannibal Lecter, y que ello hace que las entidades tengan que tapar sus agujeros con los recursos de sus clientes, pero si comparamos febrero de 2009 con febrero del año pasado, la concesión de créditos se ha desplomado un 42%, mientras que la captación de nuevos depósitos cayó ‘sólo’ un 12%. No sé por qué me da que los bancos están aprovechando la coyuntura para sanear decisiones erróneas del pasado, de las cuales nosotros no tenemos culpa.

Y la tendencia es creciente, pues de enero a febrero de este año, la caída de los préstamos fue del 4%, mientras la apertura de depósitos (bancarios, no el de la gasolina) aumentó un 3%. Hay que volver aquí al manido debate de si la moderación en el crédito es positiva, pues forma parte de eso que llaman ‘cambio de modelo económico’, tan de moda últimamente, pero en el corto plazo es evidentemente necesario que el recorte no sea tan brusco. Como dijo Shakespeare: “algo huele a podrido en Dinamarca”. Y con Dinamarca me refiero a los bancos.