Regalan cerveza en tiendas de ropa

No salgáis todavía de casa que a España aún no ha llegado. Esta nueva estrategia de marketing por ahora sólo ocurre en Estados Unidos, pero puede extenderse.

No salgáis todavía de casa que a España aún no ha llegado. Esta nueva estrategia de marketing por ahora sólo ocurre en Estados Unidos, pero puede extenderse.

Lo leímos en Frikieconomía, un blog de El Economista y que a su vez lo sacó del Wall Street Journal. En él nos contaba como algunas tiendas de ropa, para conseguir que sus clientes estén más tiempo en la tienda, se relajen, compren algo y vuelvan más a menudo, estaban empezando a invitarles a tomar algo: cerveza o incluso bourbon.

La idea parece un poco extraña, aunque yo creo que en determinadas tiendas de moda ya se aplica (cuando vas a comprar un traje de novia o de boda, te atiendan con bastantes cuidados), pero es una buena iniciativa para empezar a tratar mejor a clientes y ofrecerles servicios que les atraigan.

Se me ocurren varias ideas ( y no son de broma):

  • Ofrecer WiFi gratis: no estoy descubriendo América precisamente; muchas cafeterías, restaurantes o estaciones ya lo hacen. Pues se puede aplicar a tiendas de ropa o lugares donde tengan que esperar los clientes (en la peluquería o en la lavandería)
  • Regalar entradas gratis: ¿que más da que en una sala de cine hayan 100 o 105? Nunca he entendido porque los cines no regalan más entradas a sus mejores clientes si la sala va a estar medio vacía. Seguramente incluso compren palomitas y bebida por el ahorro que le supone. Aplica esto mismo a aviones, viajes de autobús, piscinas, gimnasios, etc…
  • Vender productos de segunda mano o pasados: hasta ahora seguro que muchas tiendas devolvían o tiraban productos que ya no quiere nadie; la idea es venderlos a otras tiendas, venderlos como segunda mano, etc…Revistas pasadas, ordenadores desactualizados, etc.
  • Asociarte con la tienda de al lado: la peluquería la que yo voy siempre ha tenido mucho éxito porque justo al lado tenía un centro de lavado de coches: mientras la gente espera que le laven el coche, se corta el pelo (o al revés). El uno ayuda al otro (y viceversa) con promociones o descuentos.