En Estados Unidos dividen a los bancos en buenos y malos

Ni todos son malos malísimos ni todos son buenos como angelotes. Como todo en la vida, entre los bancos también los hay de fiar y los hay de no fiar, y en Estados Unidos los han dividido.

Ni todos son malos malísimos ni todos son buenos como angelotes. Como todo en la vida, entre los bancos también los hay de fiar y los hay de no fiar, y en Estados Unidos los han dividido.

La información al poder, aunque sea peliaguda. La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), la del amigo Bernanke, ha dicho que basta ya de incertidumbres y ha elaborado una lista con pelos y señales de bancos boyantes (sí, sí, los hay), bancos ‘que ni fu ni fa’ y bancos a los que mejor no arrimarse. Por supuesto esto ha traído la alegría y la desesperación a partes iguales a Wall Street, porque los datos que se manejan hacen que a uno se le acaben los dedos contando ceros. (Recordemos que todos los bancos del mundo acaban estando unidos de una u otra forma, así que la medida no es poca cosa).

En total son 19 las entidades financieras a las que ha examinado la Fed, los más importantes, pues como se pusiera a evaluar a todos no acababa ni en 2.016 (en América hay bancos en cada pueblecito). De los ‘big 19’, siete necesitan captar unos 50.000 millones de euros en total para que deje de llegarle el agua al cuello. El que peor lo está pasando es el Bank of América, que necesita él solito más de 20.000 millones de nuevo capital si no quiere verse en problemas, todo por culpa del ladrillo, claro. Por otro lado, seis grandes bancos (JP Morgan, Goldman Sachs, MetLife, American Express, Bank of New York y Capial One), están tranquilitos con su capital, así que sus inversores están como unas castañuelas.

¿Esto es bueno, esto es malo? Para gustos, los colores. Pero al menos relanza la iniciativa de crear ‘bancos malos’ para tener bien localizado todo lo que huele a podrido en el mundillo financiero. En España hacer algo así sería impensable, primero porque a buen seguro la Unión Europea tendría mucho que decir en todo esto (es lo que tiene pagar en Euros), y segundo porque el Gobierno no parece con autoridad moral ni de ningún otro tipo para meterse en los libros de cuentas de maxibancos tipo Santander o BBVA. Yo creo que sería bueno para todos, pues al menos reduciría la incertidumbre, ese mal tan extendido y que tanto daño hace a la economía en general. Hay ocasiones en las que copiar no es de simples.