La economía depende de la Unión Europea

Dentro de una semana nos piden que votemos en las elecciones al Parlamento Europeo pero, ¿para qué sirve eso de Europa? Los dineros dependen de ello, así que más nos vale darle importancia.

Dentro de una semana nos piden que votemos en las elecciones al Parlamento Europeo pero, ¿para qué sirve eso de Europa? Los dineros dependen de ello, así que más nos vale darle importancia.

Estos días sólo se habla de Europa nombrando al Barça, pero aunque muchos ni se hayan enterado, el día 7 de junio estamos llamados a la urnas para elegir a nuestros representantes del Parlamento Europeo, eso que muchos dicen que es un ‘cementerio de elefantes’ (es decir, donde mandan a los políticos gafes que estorban en los Parlamentos de cada país) pero lo cierto es que el Parlamento Europeo es una institución muy importante, sobre todo en temas económicos. Vamos por partes:

  • España ha sido el país más beneficiado por los Fondos de Cohesión de la UE desde que ingresó (allá por el 86), lo cual va a cambiar a partir de 2014 (en la UE los presupuestos se hacen heptanuales y los actuales son los 2007-2013). Como ahora somos un montón (27 miembros) España ya no es de los pobres, y vamos a pasar de recibir dinero a tener que darlo.
  • En los últimos años, más del el 1% del PIB español correspondía a los ingresos que nos llegaban de la UE. El tope permitido está en el 4%, así que no nos hemos pasado pidiendo, pero teniendo en cuenta que se prevén caídas del PIB superiores al 3% para este año, dejarse ese 1% por el camino podría ser catastrófico.
  • En ayudas menos contribuciones, el saldo del pasado año hacia España fue de 6.000 millones de euros y pico favorables, sobre todo encaminados a la cohesión regional de la que tanto se están beneficiando Andalucía o Extremadura.
  • El Parlamento Europeo (lo que se elige el día 7) está dividido igual que los parlamentos nacionales, por partidos e ideologías, siendo la lucha socialistas contra populares lo que manda. Actualmente los populares europeos son mayoría.
  • El Parlamento en cuestión tiene la potestad legislativa compartida con el Consejo, es decir, no se aprueban leyes si al Parlamento no le gustan. Teniendo en cuenta que más de la mitad de las leyes españolas, sean de temas de ‘pelas’ o no, vienen de Europa, la cosa es importante.
  • Puede vetar los presupuestos. Como no le gusten, también los puede echar abajo. Sin su visto bueno, no hay dineros para nadie.

Seguiremos informando del tema. ¡Que África hace mucho que no empieza en los Pirineos!