La venta puerta a puerta, una posibilidad de trabajo en alza

La venta directa está en auge como complemento al paro. Exige poco tiempo, pocos riesgos y ofrece la posibilidad de hacer amigos. ¿Quién quiere un maravilloso Tupperware?

La venta directa está en auge como complemento al paro. Exige poco tiempo, pocos riesgos y ofrece la posibilidad de hacer amigos. ¿Quién quiere un maravilloso Tupperware?

Puede parecer una americanada, pero las reuniones de amas de casa boquiabiertas por las excelencias de los Tupperware (esa marca capaz de matar a la palabra fiambrera) o fascinadas por las bondades de los productos Avon no son cosa de Hollywood. La Asociación de Empresas de Venta Directa (aquí quien no se asocia es porque no quiere) acaba de publicar sus datos del último ejercicio, y sus entregas de productos a asociados ascendieron un 16,5% (lo cual no quiere decir que todos se vendieran, claro). Pero lo que es más interesante, el número de trabajadores en el sector se incrementó un 15,5%. Debe de ser el sector con mayor creación de empleo del país. En total, la Asociación calcula que hay 153.000 vendedores independientes en toda España. Andalucía fue la Comunidad donde más ‘puerta a puerta’ hubo en 2008, con 90 millones de euros en ventas.

La cosa es fácil: ingresos por parte del trabajador, 0. Riesgos por parte de la empresa que vende, 0. Si colocamos el producto, la empresa encantada y el vendedor se lleva un porcentaje, si no lo colocamos, se devuelve a la empresa en cuestión y el vendedor que se dedique a otra cosa, pero no habrá perdido más tiempo del que él haya querido perder. La mayor parte de los que se dedican al tema son amas de casa con tiempo libre y ganas de ganarse un dinerillo extra para sus caprichos, pero cada vez hay más gente que lo ve como una salida temporal a la falta de empleo estable. Si es vuestro caso, lo suyo es buscar por Internet, siempre hay alguna empresa que busca vendedores, ponerse guapo y aprender un par de chistes que tengan que ver con el producto. Y a vender. Con un mínimo de dedicación se pueden ganar entre 100 y 300 euros al mes, lo cual no es un filón pero en muchas ocasiones completa la menguante prestación por desempleo.

Por poner un ejemplo, Thermomix tiene 4 delegadas en España, que mueven entre 70 y 100 vendedoras ‘puerta a puerta’ o por encargo. Otros clásicos de la venta directa son Círculo de Lectores o Cristian Lay, además de las míticas Avon y Tupperware.