Aumentan los tipos de interés a largo plazo

En España se emite deuda al 4,5%, muy interesante si podemos esperar 10 años. Los bonos públicos ya no son tan atractivos, y se van viendo otras alternativas seguras de inversión.

En España se emite deuda al 4,5%, muy interesante si podemos esperar 10 años. Los bonos públicos ya no son tan atractivos, y se van viendo otras alternativas seguras de inversión.

La crisis parece un ente cerrado, una cosa que es lo que es y punto, pero no. Más bien podemos definirla como un ser vivo, que ha nacido, se ha reproducido, va creciendo… y esperemos que muera. Ahora se encuentra en fase de desarrollo, casi de mutación.

Es curioso (aunque perfectamente lógico) comprobar cómo hace meses los inversores sólo se fiaban de la deuda pública ante la escalada de quiebras y malas noticias tipo dominó que surgían en el sector privado. Pero cada vez los Estados están más endedudados por los planes de rescate, cuotas del paro, nuevas leyes sociales y ayudas de todo tipo, por lo que los inversores cada vez recelan más ante el aumento del déficit público. Esto es malo malísimo para los Gobiernos: cuanto más se endeudan, más emisiones de deuda imprimen, pero menos confianza provocan, y por lo tanto menos liquidez obtienen al no vender sus bonos. También tiene mucho que ver en todo esto el aumento de la Bolsa, que ya no da tanto miedo, y que otros activos como el oro o las hipotecas están cada vez más apetitosos.

Pero además, esto de que los gobiernos se endeuden trae consigo una buena noticia: los intereses que nos dan por bonos a largo plazo suben. Si somos pacientes, en Estados Unidos ya nos ofrecen un 4% por bonos a 10 años, cuando a finales de 2008 rara vez pasaban del 2%. En toda Europa nos fijamos en Alemania a la hora de ofertar rentabilidades, porque son gente seria y de fiar, y sus bonos tienen más Aes en su calificación que millones Florentino Pérez. Los de Berlín y alrededores ofertan bonos a lago plazo que superan ya el 3,7%, lo que ha provocado que en España nos liemos la manta a la cabeza y se oferte deuda pública a una década al 4,5% (mucho teniendo en cuenta que en nuestro país se ha emitido tanta deuda en lo que va de año como en todo 2008, y que los bonos a corto plazo siguen muy bajos). Esto está muy bien, porque en los últimos meses la deuda estaba por los suelos por falta de competencia, la gente sólo se fiaba del Estado, pero ahora hay alternativas más fiables y el Estado es cada vez menos fiable, por lo que empiezan a dar más tipo de interés, y como siempre, se empieza por el largo plazo. Y los brotes verdes también ayudan.