Los bancos ofrecen cada vez más depósitos estructurados

Mitad depósito de los de toda la vida, mitad inversión en Bolsa, los depósitos estructurados pueden ser una buena oportunidad o una mala elección, según se mire.

Mitad depósito de los de toda la vida, mitad inversión en Bolsa, los depósitos estructurados pueden ser una buena oportunidad o una mala elección, según se mire.

Al oír el nombre de depósito estructurado, quizá más de uno se eche a temblar, pues en otro tiempo estuvieron de moda y dieron muchos disgustos por la falta de información y riesgo elevado que se ofrecía. Se trata de productos financieros que, si bien suelen tener la mayoría del capital garantizado, sino todo, su rentabilidad depende en parte de un plazo fijo y en parte de la evolución de la Bolsa, por lo que puede ser que no haya ningún tipo de rentabilidad una vez venza el plazo contratado, o incluso que perdamos dinero al contratarlo. Últimamente las cajas y bancos se han lanzado a ofertalos de nuevo, pero exigiendo por parte del cliente una declaración en la que digan claramente que saben de qué va el tema, para que si luego pierden dinero o no ganan nada, no se puedan quejar. Transparencia y claridad, que se llama.

Como muestra, un par de botones, como el Depósito Estructurado Eurozona de Bankinter:

  • 100% garantizado a vencimiento.
  • Plazo de 2 años.
  • Inversión mínima de 1.000 euros.
  • La rentabilidad se calcula a partir de la evolución del índice EuroStoxx 50 (el índice de valores europeos) medido mes a mes durante los 2 años.
  • Posibilidad de cancelación mensual antes del vencimiento.

O el Depósito CAN Mosquetón de Caja Navarra:

  • Recuperación de la inversión inicial garantizada.
  • 40% a plazo fijo de 3 meses al 4% anual.
  • 60% depósito referenciado a la variación bursátil de Telefónica, Banco Popular, Repsol, Iberdrola y Banco Santander.

Deutsche Bank o Caixa Catalunya también ofrecen actualmente este tipo de productos.