CrediDuero Nómina de Caja Duero Vuelta al Cole

Septiembre es el mes de los créditos por excelencia: a los gastos de la vuelta al cole se les unen los del regreso de vacaciones. Habrá que rastrear el mercado en busca de uno no muy malo.

Septiembre es el mes de los créditos por excelencia: a los gastos de la vuelta al cole se les unen los del regreso de vacaciones. Habrá que rastrear el mercado en busca de uno no muy malo.

Admitámoslo: estas vacaciones nos hemos pasado. El presupuesto inicial para todo el verano sólo duró hasta mediados de julio, y a partir de ahí nos dejamos llevar por el ‘a vivir, que son dos días y uno lo pasamos durmiendo’. Y claro, la cuesta de septiembre, cuesta. Llegan los extractos bancarios y nos acordamos de esas copas que pagamos con tarjeta, del IVA del hotel que no iba incluido en el precio de la agencia, de aquella cena romántica que no sirvió para ligarnos a la sueca… En resumen, números casi rojos. Lo llaman Vuelta al Cole, pero al final el gasto en niños es sólo uno más de los que tenemos que hacer.

Ante esta situación, un error muy común es pedir un crédito al consumo, de esos que te aprueban aunque sean para comprarte una chorrada, que te dan el dinero en un par de días y que esconden unos intereses de infarto. Te sacan del apuro, sí, pero te meten en otro más gordo en forma de intereses altísimos. Pero para mucha gente es la única solución, así que, al menos, habrá que hacerlo bien.

Por lo tanto, y emulando a aquellos que dan jeringuillas a los toxicómanos para que al menos se pinchen con salubridad (con perdón del símil), ahí va un consejo de crédito al consumo, que si bien nunca es la mejor opción, al menos es la menos mala: CrediDuero, de caja Duero. Te dan hasta 6.000 euros o 4 veces lo que tengas en la cuenta corriente (4 veces lo que tengas es mucho, pensarlo bien…), a 12 meses como máximo y a un interés del 6% TIN + 1% por comisión de apertura. Por supuesto, no tiene comisión por cancelación anticipada. Al menos le estamos pidiendo un crédito a nuestro banco (hay que tener cuenta asociada) y no a una empresa de créditos rápidos vía telefónica (sí, de esos que ocupan las mañanas en la tele). Para salir del paso, puede ser hasta recomendable.