Chistes sobre la crisis, reírse para no llorar, humor en crisis

Miremos el lado bueno de la vida, que siempre viene acompañado de risas, de sonrisas al menos, o como mínimo no viene envuelta en lágrimas, que ya es bastante…

Miremos el lado bueno de la vida, que siempre viene acompañado de risas, de sonrisas al menos, o como mínimo no viene envuelta en lágrimas, que ya es bastante…

Dediquémonos un día de asueto y de no pensar en cosas malas. La crisis suele tener una cara amarga, difícil, casi trágica (a veces sin el casi), por lo que nos hemos decidido a bucear en lo más profundo de la red de redes para serviros en bandeja de plata (bueno, de plástico, que estamos en crisis) los momentos más divertidos de la crisis financiera del siglo:

En: lacarceldepapel.com

  • Rueda de prensa en el 10 de Downing Street (la casa y despacho del primer ministro británico), le suena el teléfono a Gordon Brown, y va el tío y dice: “discúlpenme, no sé si habrá entrado en quiebra otro banco”. Fino humor británico, si señor.
  • Pero la cosa no acabó ahí, antes de la primer pregunta, va el tío y dice entre risitas: “les alegrará saber que no voy a dar datos económicos esta tarde”.

Y es que el humor es sano, y mucho más en los malos momentos. Dicen los psicólogos que la risa es como un mecanismo de defensa, un escudo que antepone nuestro cuerpo (recordemos que la risa verdadera es un acto involuntario) para defendernos de una agresión exterior.

  • Dice la leyenda que cuando empezó la crisis, un ciudadano de a pie no entendía nada, así que fue al banco a preguntar dudas: “disculpe, ¿qué es un banco de inversión? Tras varias explicaciones ortodoxas fallidas, el comercial en cuestión le espetó: la diferencia entre un banco de inversión y una pizza familiar, es que la pizza da de comer a varias personas, el banco de inversión está por ver si provoca hambre”.
  • Y para terminar, el mensaje de móvil que está triunfando en la crisis: “Te debía un par de ‘ostias’, pero me las quedo, que no está la cosa para regalar nada. Feliz crisis”.

Jajaja, me parto.