iPork de Caixa Catalunya, hucha virtual para ahorrar redondeando

Ahorrar es casi una necesidad, pero da mucha pereza cuando tenemos el dinero en el bolsillo. Por eso, lo mejor es meterlo en una hucha virtual, lejos de nuestro alcance.

Ahorrar es casi una necesidad, pero da mucha pereza cuando tenemos el dinero en el bolsillo. Por eso, lo mejor es meterlo en una hucha virtual, lejos de nuestro alcance.

¿Alguien sabe a ciencia cierta por qué las huchas de los niños (y no tan niños) han tenido forma de cerdito toda la vida? Es una de esas incógnitas sin demasiado sentido que pueblan nuestra vida cotidiana. El caso es que siempre se han vaciado cerditos (de porcelana, se entiende) dejando sólo una ranura en el lomo del animal a modo de ranura para meter monedas, y se ha ido cebando económicamente hasta que ya no podía tragar más o, en la inmensa mayoría de las ocasiones, se decidía su rotura en mil pedazos para hacer frente a un gasto imprevisto o un caprichito de última hora. El resultado es bien conocido: nunca tenemos suficiente.

Era sól cuestión de tiempo que la idea del cerdito ahorrador se trasladara a la red y a las entidades financieras, y ha sido Caixa Catalunya la encargada de hacerlo realidad. Acaba de lanzar iPork (no confundir con el iPod, pork es cerdo en inglés, y esta hucha virtual no tiene salida para auriculares). Se trata de una hucha por Internet que se va llenando con los redondeos (al alza, claro está) que hagamos en nuestros pagos domiciliados, pagos con tarjeta de crédito, e incluso de la nómina. El sitio web en sí tiene página de cerdito simpático, pero cada usuario puede ponerle la forma, color y hasta nombre que quiera. Por supuesto, es cada cual el que decide qué redondeo aplicar a cada operación, y se puede vincular a la consecución de un objetivo/sueño. Por ejemplo, podemos ponernos como meta comprarnos una tele plana de 900 euros, y cuando ese objetivo esté alcanzado, el cerdito vitual saltará por los aires. Mucho más limpio y menos ruidoso que hacer lo mismo con un cerdito tradicional, eso está claro.

Además, la caja nos permite ‘vincular’ a amigos y familiares al loable objetivo de conseguir nuestro capricho/necesidad imperiosa. Ellos también podrán redondearse al alza, y eso se nos irá sumando en nuestra cuenta.