¿Tengo que declarar si me toca algún sorteo del Estado?

¿Por ejemplo, si me toca la Lotería de Navidad o la Bonoloto? Pues, para resumir y para tranquilizarte, te diré que no…por lo menos en parte. En el artículo te explicaré porqué si acabarás pagando.

¿Por ejemplo, si me toca la Lotería de Navidad o la Bonoloto? Pues, para resumir y para tranquilizarte, te diré que no…por lo menos en parte. En el artículo te explicaré porqué si acabarás pagando.

Como comentábamos ayer con la lotería de Navidad, cuando juegas algún tipo de lotería o premio del Estado, es decir: Bonoloto, Primitiva, el gordo de la Primitiva, Euromillones, la Quiniela, el Quinigol, Lototurf (caballos), Lotería Nacional…lo que ocurre es que pagas por adelantado, es decir, el estado, de partida, coge un porcentaje de lo recaudado y se lo queda.

Si ayer en la Lotería de Navidad explicábamos que el estado se queda un 25% de lo recaudado (un 22% para ellos y un 3% para gastos administrativos, repartir los décimos, etc), además de los décimos que no se vendan, en otro caso, por ejemplo El Euromillón, las condiciones son distintas: el Estado se queda un 50% de lo recaudado y el resto va a premios; en este caso, si no hay acertantes, el premio no se lo queda el estado: o se acumula para otra semana o se reparte entre los ‘segundos premios’ (como en la Quiniela, que pasa a repartirse entre los de 14).

Entonces, una vez has tenido la suerte de quedarte ese dinero, todo eso es para ti y Hacienda no va a preguntarte nada más: el problema lo tendrás cuando, si con ese dinero te compras casas, coches o lo inviertes y ese dinero genera beneficios, ese tipo de gastos si lo deberás declarar. Pero es como con cualquier tipo de ingreso.

De todas maneras, te puedes alegrar si te toca un premio del estado: primero porque suelen ser bastante generosos los premios (participa mucha gente) y te ha tocado un premio que nunca viene mal y, segundo, porque la fiscalidad de otros premios que no son del estado es bastante dura. Otro día la explicaremos.