Ayuda a Haití, SOS víctimas, números de cuenta para donativos

Cuando una catástrofe arrasa un país, toda ayuda es poca. Es lo que ha pasado en Haití, y ahora lo importante es que esa ayuda sea fructífera. En estas cuentas corrientes, se ayuda al país caribeño.

Cuando una catástrofe arrasa un país, toda ayuda es poca. Es lo que ha pasado en Haití, y ahora lo importante es que esa ayuda sea fructífera. En estas cuentas corrientes, se ayuda al país caribeño.

Una vez me dijo alguien que las catástrofes naturales son muy clasistas: sólo matan a los pobres. Bajo esta reflexión se esconde el hecho de que muchos países no están preparados para casi nada, y mucho menos para una catástrofe natural. Se ha confirmado con Haití. El país más pobre de América, en realidad un trozo del África más empobrecida enclavado al otro lado del Atlántico, casi ha desaparecido del mapa por culpa de uno de esos terremotos ‘clasistas’. Los muertos se cuentan por miles, y falta de todo.

El caso es que muchas personas miran estos días con pena hacia Haití. 3 hurras por todos ellos. Aunque no debemos engañarnos, y pasados unos días todo el mundo se olvidará de este desastre como nos hemos olvidado del resto (¿cuántos huracanes hubo el año pasado en el Caribe, por ejemplo?) hay que aprovechar al máximo el tirón mediático para hacer caja (en el mejor sentido de la palabra). Y como la unión hace la fuerza, siempre es mejor canalizar ayudas hacia un fondo común que hacer múltiples ayudas de pequeña cuantía. Para que nos entendamos, no es lo mismo donar 1 millón de euros que hacer un millón de donaciones de un euro. Con un millón de euros se pueden hacer muchas cosas, con muchos euros solitarios, poca cosa.

Para ello, los bancos y cajas se están movilizando para abrir cuentas corrientes cuyo dinero, a través de ONG y fundaciones propias, llegará a la isla caribeña:

  • Caja de Ahorros del Mediterráneo, CAM: 2090-0001-78-0042422570
  • BBVA: 0182-2370-45-0201520255 es el número de la cuenta Afectados por el Terremoto de Haití (equivalente al nombre del titular en una cuenta personal, para comprobar el número).

Una vez más, hay que arrimar el hombro.