Precio de la vivienda, previsiones para 2010

Seguimos dándote todos los datos para que la compra más importante de tu vida, la casa, no dé tanto miedo. En este caso, miramos al futuro (cercano, al 2010) con optimismo.

Seguimos dándote todos los datos para que la compra más importante de tu vida, la casa, no dé tanto miedo. En este caso, miramos al futuro (cercano, al 2010) con optimismo.

Algunos dirán: ¡qué pesados los ninjas estos queriendo que nos compremos una casa! Que si subasta inmobiliarias por aquí, que si gangas de bancos por allá… ¡Será porque es un buen momento para comprarse un nidito! (de amor o no, eso ya queda a gusto de cada cual). Los números, y las previsiones, nos dan la razón.

Los datos dicen que en el último trimestre de 2009 se cortó una racha de 27 meses seguidos con bajadas en los precios de la vivienda (en el mercado libre, claro). Eso puede parecer malo, lo mejor sería que los precios siguieran bajando, pero en el singular mercado de la vivienda, esto (dicen los expertos, ver los prestigiosos informes del BBVA, por ejemplo) a veces trae buenas noticias. En otros sectores, una bajada acusada siempre viene seguida por una resubida, es decir, tras las vacas flacas vienen de nuevo las gordas, con el consiguiente baile de precios. Pero los que saben de vivienda vienen a decirnos que esto no ocurrirá en el mercado inmobiliario, básicamente porque los precios anteriores a 2009 estaban tan hinchados, que eran irreales y porque, además, la cantidad de viviendas (aún) vacías sigue siendo excesivo. Es decir, ya no se construyen tantas casas, y las que se construyen son ya con compradores seguros, conclusión: los precios ya no van a seguir cayendo a lo loco; por otro lado, sigue habiendo mucho piso vacío perdiendo precio con el paso del tiempo (eso de que ‘los pisos nunca pierden valor’ ya todo el mundo sabe que era una falacia tirando a chorrada), por lo que las inmobiliarias y bancoinmobiliarias no pueden permitirse subidas, conclusión: los precios no van a subir, al menos durante este 2010.

La cuestión está clara: 2010 será un año de suelo en los precios. Ya están tocando fondo, pero se van a quedar en ese fondo durante un tiempo.

Eso sí, por mucho que bajen los precios, los pisos seguirán siendo caros, seguirán siendo el mayor desembolso de nuestras vidas, y seguirá siendo un quebradero de cabeza. Una cosa es mostrarse optimista, y otra engañarse.