Cajas de seguridad en un banco: ¿cómo funcionan?

Con la crisis estamos ahorrando más que nunca: ya no gastamos nada que no sea absolutamente necesario; pero ¿dónde puedo guardar ese dinero y que esté seguro?.

Con la crisis estamos ahorrando más que nunca: ya no gastamos nada que no sea absolutamente necesario; pero ¿dónde puedo guardar ese dinero y que esté seguro?.

De los bancos no se fía mucha gente, ya que tienen miedo de que quiebren o se queden con su dinero, o igual no quieres que ‘sepan’ que tienes ese dinero ahorrado o no es dinero (son joyas, documentos, recuerdos, etc). En casa es un peligro tenerlo, porque igual te entra alguien en casa y se lleva tu dinero y no puedes reclamar ni nada.

¿Qué puedo hacer entonces? Pues puedes juntar lo ‘mejor’ de cada opción: puedes tener tu dinero y tus cosas en la seguridad que te de un banco, con la tranquilidad de que ni el banco tiene porque saber lo que tienes, ya que lo metes en una caja de seguridad de un banco.

¿Cómo funcionan estas cajas fuertes? En España existen más de 15.000 cajas de seguridad y las puedes contratar con tu banco particular. Solo debes ir a tu sucursal habitual y preguntar por este servicio (o a través de su web) y te indicarán qué pasos realizar. Si te aceptan la solicitud (que no la dan a cualquiera), te darán una llave y un acceso a su caja fuerte donde guardan las cajas de seguridad. Aquí te darán intimidad para que revises o trabajes con el contenido de la misma.

‘Y si no quiero que sepan lo que tengo en esa caja ¿cómo lo puedo hacer?’ No te preocupes, nadie tiene porque saber lo que hay en la caja, ya que hay total confidencialidad sobre el contenido de la misma y solo tú puedes saber lo que guardas en ella. Si el banco lo considerase necesario, aunque no es común, tiene derecho a inspeccionar el contenido, para comprobar que no se guarda nada perjudicial para las propias instalaciones, disponiendo, por ejemplo, de una orden judicial.

¿Cuánto dinero puede costar? Pues depende del banco donde lo quieras meter y el tamaño de la caja, e irá relacionado con lo que contenga la caja. Puede variar entre los 100 y los 500 euros, aunque puedes encontrarlas más caras, claro. A estos costes de alquiler hay que añadir un coste por cada visita a la caja y un seguro mínimo de la caja y, si se quiere contratar, otro seguro del contenido, aunque para éste último habría que declarar el contenido de la misma, algo que pocas veces se hace.

Aquí tienes más información.