¿Cómo y dónde puedo comprar una casa embargada?

Las casas embargadas pueden ser opciones interesantes para alguien que está buscando piso, ya que, a primera vista, son pisos que tienen un gran descuento.

Las casas embargadas pueden ser opciones interesantes para alguien que está buscando piso, ya que, a primera vista, son pisos que tienen un gran descuento.

Si ayer veíamos cómo se puede llegar la situación de embargo de una casa, hoy te contamos como conseguir esas casas.

Una casa embargada es aquella que se ha quedado un banco al no poder pagar su antiguo dueño el préstamo que éste le había concedido (la hipoteca) y con la crisis y el paro, esto está pasando más que nunca. Se supone que a un banco lo que le interesa es el dinero, por lo que procurará vender esa casa cuanto antes y, de esta manera, conseguir el dinero nuevamente, así que lo suelen hacer por un precio de mercado significativamente menor.

‘¿Una casa embargada no se vende por subasta?’
En principio, no: como comentamos ayer, hay una situación anterior a la subasta que dura, aproximadamente, un año; si durante este tiempo o bien el dueño (en particular o con inmobiliaria) o el banco consiguen vender la casa, esta no sale a subasta y puede arreglarse el tema antes de la subasta.

‘Pero entonces es una casa más que está a la venta. ¿Qué ventaja tiene?’ No tiene porqué tener ventajas, pero piensa la situación: si es una casa embargada, el dueño está en una situación de necesidad o urgencia y el banco también (por mal que venda, es muy probable que le vaya mejor de lo que le iría en una subasta) y además parte de la hipoteca habrá sido pagada; un ejemplo: imagina que alguien compró una casa por 300.000 euros, cuando llega la situación de embargo, entre la entrada de la casa y las mensualidades, igual ya ha pagado 100.000 euros y, llegados a este punto (en el que puede perder la casa) está dispuesto a vender por 250.000 (o menos) y aún sacar algo de dinero (siendo optimistas).

‘Vale, me interesa. ¿Dónde encuentro estos pisos?’
Pues en anuncios de particulares (que puede que no avisen de que están en esa situación de embargo, por lo menos inicialmente), en inmobiliarias y en bancos. Algunas veces incluyen el acrónimo IPE (Inmueble Pendiente de Embargo).

‘¿Tienen algún tipo de problema estos pisos?’
En principio no, pero pueden tenerlos y por eso debes vigilar muy bien (y dejarte asesorar) por este tipo de pisos: pueden tener deudas pendientes asociadas al piso (la comunidad de vecinos, por ejemplo), o, en el peor de los casos, el antiguo dueño (y su familia), seguir dentro del piso que consideran como suyo (como si fueran ocupas en casa ajena).