El Euribor marca mínimos históricos, rebaja en la hipoteca

Un mes más, y ya van tropecientos (aproximadamente) el Euribor vuelve a bajar, para alegría de los hipotecados. Pero analicemos si es tan maravilloso como dicen por ahí…

Un mes más, y ya van tropecientos (aproximadamente) el Euribor vuelve a bajar, para alegría de los hipotecados. Pero analicemos si es tan maravilloso como dicen por ahí…

Es cierto. Este mismo titular ha adornado ya varios post. Desde que hace un par de años el índice que dicta las cuotas hipotecarias de casi cualquier hijo de vecino marcará máximos históricos (llegó a estar al 5,4%), el descenso ha sido tan acusado y tan continuado que ya a nadie sorprende que el Euribor vaya a cerrar marzo en el 1,215%. Pero ya es hora de hacer cálculos más serios.

En primer lugar, y como lleva tantos meses de bajada y anuncios de que bajará aún más, las cajas de ahorro y bancos, que tontos con esto del dinero no son, han tenido tiendo de ir ajustando sus cláusulas y condiciones a las nuevas condiciones del mercado. Por un lado, cada vez son más los que ven con desgana la bajada de Euribor, porque hace tiempo que llegaron a su ‘suelo’, un tope máximo que muchas hipotecas introducen en la letra pequeña para curarse en salud ante el descenso ‘euriboriano’. Por otro lado, las rebajas en las cuotas cada vez que notan menos: se calcula que hoy una hipoteca de 150.000 euros a 25 años ronda los 620 euros al mes, apenas 40 euros menos que hace un año. Las grandes bajadas de cuotas se produjeron ya durante 2009, hoy en día los pagos tienden a estabilizarse, más que a bajar.

Por otro lado, el Euribor no puede ni debe perder de vista a los índices generales de interés, y con el BCE manteniendo éstos en el 1% y habiendo jurado y perjurado que no los bajará más (y sabiendo que en cuanto la economía tenga un mínimo respiro subirán), esto hace suponer que el Euribo en mínimos tan mínimos no tiene mucho futuro. En definitiva, que el Euribor sigue bajando, pero ya tampoco que apenas afecta, y casi nadie se cree que éste sea su nivel normal. Más pronto que tarde, tiene que volver a subir, y con él nuestras cuotas hipotecarias mensuales.