Plan de ayuda a Grecia, claves del rescate de la Unión Europea

Grecia pide ayuda, Alemania dice que ni flores, ZP que pone lo que haga falta y Sarkozy tira de sex appeal. Al final, parece que el euro saldrá de ésta.

Grecia pide ayuda, Alemania dice que ni flores, ZP que pone lo que haga falta y Sarkozy tira de sex appeal. Al final, parece que el euro saldrá de ésta.

Por una vez, y seguramente sin que sirva de precedente, la actualidad viene marcada en los últimos días por lo que se cuece en Bruselas, y no hablo de mejillones, su plato más típico, sino al Consejo Europeo ‘de primavera’, una de las 2 reuniones obligatorias (en la práctica son 4) que cada año tienen los primeros ministros y presidentes de los 27 integrantes de ese ente difuso que llamamos Unión Europea. Bajo la presidencia permanente del belga Van Rompuy y la rotatoria semestral de ZP por ser el presi español (quien entienda esta dicotomía que la explique), los mandamases de los 27 se reunían en la capital de Europa para hablar de economía, pero en realidad de lo que venían a hablar era de Grecia, todos lo tenían claro. Intentemos poner las claves de todo este importante entuerto sobre la mesa.

El anterior gobierno griego (el actual, dirigido por el políglota con bigote Papandreu, lleva sólo 4 meses en el cargo) pasó olímpicamente de los criterios de Estabilidad y Crecimiento que han de seguir los países de la Eurozona (básicamente, déficit no superior al 3% salvo casos justificados) y malgasó a diestro y siniestro ocultando además lo mal que estaban sus cuentas públicas. Resultado: cuando salió a la luz la verdad, Grecia se dio cuenta de que tenía riesgo de impago de su deuda (los préstamos que ha ido haciendo para financiar su déficit galopante) y toda la Eurozona se percató horrorizada de que la primera gran crisis del euro había llegado, y algo había que hacer, claro. Básicamente, porque los mercados empezaron a especular con la caída en desgracia de Grecia, empezaron a azuzar al euro en su conjunto (bajó respecto al dólar muchísimo) y hasta dijeron que el resto de PIGS (Portugal, Italia y España, junto con Grecia) irían cayendo después. Todo el mundo a temblar, pero nadie quería prestar dinero a Grecia. Y menos que nadie,Alemania, que decía que ellos son muy serios y trabajadores y que no tiene porqué pagar los platos rotos de Grecia, por muy del euro que sean. ¡Hasta les dijeron que vendieran islas para financiarse! Me pido Santorini, que está muy chula…

Finalmente, Sarkozy se cameló a Merkel ayer en la comida, el resto de presis de la Eurozona sonrieron aliviados (sobre todo el simpático Papandreu) y tras la reunión de rigor con el resto de presis (los que son de la UE pero no del Euro, 11 en total) se firmó un acuerdo por el que se dice básicamente que Grecia lo está haciendo muy bien (no para las huelgas en el país heleno por la dureza de su plan de ajuste) y seguro que ella sola saldrá del embolado en el que se ha metido, pero que si no es así ahí está el FMI para prestarle dinero baratito junto con los de la Eurozona, que le dejarían entre 20.000 y 30.000 millones de euros (milloncejo arriba, milloncejo abajo) para hacer frente a sus deudas inmediatas. Todo esto, insisto, sólo si los griegos no encuentran liquidez en los mercados internacionales por ellos mismo. En el peor de los casos, por tanto, cada país de la Eurozona apechugaría con lo que le toca por población y PIB, con lo que España habría de poner unos 2.000 millones (aprox. su 9% de peso específico en la zona euro). Conclusión: Merkel no queda como la pringada que paga todo, el euro da una imagen ante el mundo de solidez, y mañana sábado si te he visto no me acuerdo. A esto es a lo que llaman construcción europea.