¿Puedo facturar sin ser autónomo?

A mucha gente le surge esta duda en algún momento de su vida: por ejemplo, si tengo un trabajo por cuenta ajena (o si no tengo trabajo) y me surge una oportunidad…

A mucha gente le surge esta duda en algún momento de su vida: por ejemplo, si tengo un trabajo por cuenta ajena (o si no tengo trabajo) y me surge una oportunidad…

…de hacer algún tipo de trabajo ‘extraordinario’ como pintar una casa, hacer una pequeña reforma, ayudar en un bar un fin de semana, etc…y la empresa me quiere pagar de forma ‘legal’ (supongamos que en España no se suelen cobrar estas cosas ‘en negro’), ¿qué tengo que hacer? ¿me tengo que hacer autónomo por esa tontería? ¿no puedo evitarlo? ¿hay alguna forma de hacerlo legalmente sin pasar por estos trámites?

Te explico lo que seguro debes hacer:

  • Si quieres facturar algo a alguna empresa debes estar dado de alta en el Impuesto de Actividades Económica (IAE). Para tu tranquilidad, te diré que como persona física no tiene ningún gasto, es sólo un registro de que quieres hacer una actividad. Puedes hacerlo en tu delegación de Hacienda (u online), rellenar el modelo 036 e indicar si cobras el IVA o no (en Hacienda te indican, según tu actividad, si tiene IVA o no).
  • La parte de darte de alta como autónomo es algo más complicada: por lo visto, si es algo puntual (una vez al año) o esporádico (por ejemplo, porque tienes otro trabajo y haces algún trabajito dos o tres veces al año) no hace falta (puedes concretar tu caso concreto con Hacienda). Para hacerte una idea, hacerte autónomo te permitiría cotizar ese trabajo para tener tu cobertura de seguridad social durante la realización de ese trabajo entonces, por ejemplo, si ya tienes otro trabajo, no te hace falta porque ya estás cotizando con tu nomina mes a mes; o si no tienes trabajo, igual te interesa para que se tenga en cuenta ese trabajo en tu seguridad social.
  • Facturar: que no te des de alta de autónomo no quiere decir que Hacienda no vaya a cobrar por ello. La empresa que te paga se debe quedar un 15% de tu factura como parte de retención de IRPF y, si corresponde, cobrar también el IVA (en Hacienda te dicen si corresponde). Este IVA lo ingresarás en Hacienda a través de la declaración trimestral.
  • Declaración de la renta: imagina que ya has hecho ese trabajito, has pagado tu parte de IRPF y de IVA. ¿Ya está todo? Pues no: cuando hagas la declaración de la renta debes decir lo que has ingresado como ‘rendimiento de actividad económica’ (quitando la parte que puedas quitar como gastos justificables: por ejemplo, si eres pintor, lo que puedas demostrar que te ha costado la pintura).

Tienes que tener cuenta que esta cantidad puede subir tu escalón de declaración del IRPF, es decir: imagina que cobras 30.000 euros brutos al año de tu trabajo por cuenta ajena y el IRPF tuyo es de un 20% (por ejemplo), es decir, que se queda Hacienda unos 6.000 euros y te dan a ti 24.000 euros. Si haces un trabajo de, por ejemplo, 5.000 euros (ya habiendo pagado el IVA y descontando el 15% de IRPF), el ‘total’ que cobras tú son 35.000 euros brutos (30.000 + 5.000 euros). Puede que al cobrar ahora 35.000 euros tu escala de cotización pase del 20% al 22% (por ejemplo) y afecta a los 35.000 euros enteros, es decir, que pagarías de impuestos 7.700 euros en vez de 6.000. Es decir, tienes que tener cuidado de qué trabajos haces, cuánto te pagan y si te interesa, ya que, por poco, pueden subirte la escala de IRPF y cobrarte mucho más .

Alguien con mucha idea inventó la empresa (y la web), Tefacturamos.com, donde te pueden ayudar con este trámite: ellos hacen de ‘empresa’, facturan por ti y se quedan una parte. La idea es interesante, aunque tienes que leer bien todos los detalles y algunas críticas aquí y aquí.