Sí damos hipotecas, nueva campaña de créditos del BBVA

Los bancos dan menos créditos que nunca, pero rebuscando de entidad en entidad se pueden encontrar sorpresas agradables. Como que por fin nos concedan esa hipoteca, por ejemplo.

Los bancos dan menos créditos que nunca, pero rebuscando de entidad en entidad se pueden encontrar sorpresas agradables. Como que por fin nos concedan esa hipoteca, por ejemplo.

Érase una vez un país en el que la gente tenía dinero. ¿En el bolsillo? No, en el banco. ¿Y era suyo? No, era del banco. Parece una paradoja, pero aquello funcionó, y ahora echamos de menos aquellos días en los que las entidades financieras tan amablemente nos trataban cuando íbamos a pedir un préstamo en cualquiera de sus modalidades, pero especialmente en el caso de las hipotecas. Desde que estalló la crisis, los créditos se han restringido casi al mínimo (por mucho que lo nieguen los bancos) y sin dinero para ser movido, es difícil que una economía capitalista como la nuestra funcione.

Precisamente por todo eso, la nueva campaña ‘Sí, damos hipotecas’ del BBVA, una de las entidades con más capacidad para prestar, es digna de mención, sobre todo combinado con la hipoteca ‘Ven a casa’, también de la entidad de Bilbao y Vizcaya:

  • Sólo en oficinas físicas.
  • Contestan sí o no al crédito hipotecario en 48 horas.
  • Tanto para clientes como para no clientes del BBVA.
  • 2.000 euros de rebaja en la hipoteca al traspasarla desde otro banco (importe mínimo de 100.000 euros y 15 años de permanencia del crédito).
  • Posibilidad de aplazamientos de pago hasta el final del periodo de préstamo.
  • Dependiendo del cliente, se pueden aplazar hasta 2 pagos al año.
  • Hipotecas de hasta 40 años.

Por otro lado, el BBVA también afianza su cartera de créditos al consumo, ampliando el plazo hasta 10 años para ser devuelto, y dando bonificaciones por domiciliación de nóminas y demás extras. Buenas noticias para todos porque, nos guste o no, capitalistas somos y capitalistas seguiremos siendo. Aquí sin crédito no se mueve nada.