Tarjeta descuento Visa Repsol La Caixa

Echar gasolina en una estación de servicio Repsol puede salirnos más barato si tenemos nuestra Visa descuento en el bolsillo. Eso sí, pasando por La Caixa.

Echar gasolina en una estación de servicio Repsol puede salirnos más barato si tenemos nuestra Visa descuento en el bolsillo. Eso sí, pasando por La Caixa.

El coche es el segundo más importante en la vida de una persona, sólo por detrás de la vivienda. Esto supone dedicarle normalmente mucho tiempo a su compra, repensarlo todo una y otra vez y sopesar gastos muy mucho. Y esta forma de actuar no acaba (o al menos no debería acabar) en el momento de la compra. Los gastos se disparan cuando ya nos movemos a 4 ruedas: seguro, garage, arreglos… Y gasolina. Un gasto muy a tener en cuenta. Para que no nos duela tanto el bolsillo a la hora de dar de beber a nuestro coche, en el mercado hay varias modalidades de tarjetas descuento para gasolineras. Quizá la más destacada es la Visa Repsol La Caixa.

Como norma general, desde el momento en que la tengamos en el bolsillo (y la utilicemos para pagar, claro está) recibiremos un 2% de descuento directo en las gasolineras Repsol, Campsa y Petronor (miles en toda España). En caso de gastar más de 400 euros en gasolina al mes, el descuento pasa a ser del 3%. Es una tarjeta gratuita si se solicita a través de Internet (primer año libre de comisiones), no cobra nada por sacar a débito en cualquier cajero de La Caixa y la forma de pago de la gasolina es mediante domiciliación bancaria. Como suele pasar con Visa, aporta un seguro de viaje gratuito.

Nos la proponen en dos modalidades:

  • Standard:
  1. Cuota anual de 12, 24 o 30 euros dependiendo de la modalidad que pidamos. Dependiendo del cliente, se nos dará una u otra.
  2. Permite la tarifa plana de pago.
  • Prestige:
  1. 80 ó 120 euros al año, para clientes ‘de nuevo cuño’ en La Caixa.
  2. Domicilación bancaria en nuestro banco ‘de toda la vida’.

Queda claro, como suele pasar con todas las tarjetas descuento, sólo es apetecible si se va a utilizar muy a menudo, es decir, si somos muy viajeros y necesitamos llenar el depósito a menudo.