Tasa de paro en el mundo, mapa visual del desempleo

Se habla constantemente de las tasas de paro aquí y allá. Por fin un mapa nos deja claro como están las cosas en todo el mundo, y también nos deja claro lo mal que estamos en España.

Se habla constantemente de las tasas de paro aquí y allá. Por fin un mapa nos deja claro como están las cosas en todo el mundo, y también nos deja claro lo mal que estamos en España.

Mapa del desempleo entre los países más desarrollados del mundo:

Fuente: Visual Economics

Buceando por Internet, a veces alguno se lleva unos sustos de muerte, o mejor dicho, unos disgustos de cuidado. En este caso, llama poderosamente la atención del lector/internetista de turno el color rojo fuerte que impera en España, ¿será por la furia típica, los aún más típicos toros sangrando en la plaza o incluso por el rojo que reina en nuestra bandera nacional? Nada más lejos de la realidad. En cuanto uno mira la letra pequeña (tranquilos poco a poco desgranaremos todos los datos, no vayáis a buscar una lupa), se da cuenta de que cuanto más intenso es el color rojo en el mapa, mayor es la tasa de paro. Para echarse a llorar.

España es el país del mundo industrializado/rico que mayor tasa de paro tiene. Eso era de suponer, pero es que las diferencias son abismales. España (este mapa es de hace unos meses, pero los datos apenas han fluctuado) ronda el 19% de paro, mientras que sólo otros dos países de la zona rica del mundo superan el 10%: Irlanda, con el 11,8% de desempleo y Eslovaquia, con el 10,9%.

También llama la atención el ‘pleno empleo’ prácticamente logrado en los tigres asíaticos: Singapur y Corea del Sur están en el 3% de paro (se puede considerar que no hay paro como tal, quien quiere allí trabaja), Suiza, Dinamarca o Chipre, todos países en torno a un maravilloso 4% de paro.

Entre los gigantes del mundo, Estados Unidos es sin lugar a dudas quien peor está, con un desconocido allí desde hacía mucho tiempo 9,5% de paro, Francia está en el 8,8%, Alemania casi igual (8,3%) y aún menos tienen el el Reino Unido. En la periferia, Japón y Australia presumen de apenas un 5% de paro.

Conclusión muy fácil: Estados Unidos sufre, Asia se divierte, Europa aguanta el tipo con más pena que gloria y España da miedo.