¿Tengo derecho a paro si me marcho del trabajo?

Esta es una pregunta que alguna vez nos hemos hecho todos, aunque con la crisis, cualquiera deja pasar un trabajo así como así. Hoy te contamos qué pasa en estos casos.

Para empezar, y de manera directa, te diré que si te marchas del trabajo, no tienes derecho a la prestación por desempleo (paro). Eso no quiere decir que tengas que quedarte en tu trabajo para siempre si hay algo que no te gusta, o quieres descansar, o necesitas tiempo para buscar otro trabajo, o te cambias de ciudad, etc…pero hay ideas que te pueden servir para la llamada ‘baja voluntaria’:

  • Si te vas del trabajo, bien porque te vas a casa o bien porque te cambias de trabajo, siempre tienes que avisar con 15 días de antelación (o lo acordado en tu convenio). Luego puede que lo hagas y te permitan irte al día siguiente, pero la ley marca eso y te interesa quedar bien con tu empresa, dar ‘tiempo’ a reaccionar (buscar un sustituto, repartir tu trabajo, ver qué cosas tienes pendientes, etc…) y además pueden penalizar tu finiquito si no avisas. Toda la antelación con la que puedas avisar, será bien vista y eso te interesa (ahora te explicamos por qué).
  • Algo que nunca debes hacer: si te quieres ir de la empresa y tienes miedo a no tener paro, no debes forzar tu despido: no es bueno para ti ni para la empresa y puedes acabar en despido procedente o incluso peor, en juicios. No es una buena idea.
  • Ten en cuenta que, sí tu contrato se acaba (por ejemplo si es un contrato por obra o servicio o temporal), si tienes derecho a desempleo.
  • Puedes dejar el empleo por ‘causas justas’ (tal y como se recogen en el artículo 50 del Estatuto de los trabajadores): son motivos que pueden ‘justificar’ tu dimisión en la empresa y que te permiten cobrar el desempleo: por ejemplo si te han modificado las condiciones laborales ‘sustancialmente’, retrasos de pagos, etc…
  • Lo mejor es que acuerdes con tu empresa (siempre que haya buena relación con ellos, claro) el despido: tú te quieres ir y ellos no quieren tenerte descontento, así que ‘pactas’ con ellos que te despidan: ellos consiguen no darte indemnización (eso es lo que acordáis) y pueden buscar otro trabajador (si no, tienen que ‘aguantarte’) y tú consigues el desempleo: a la empresa no le cuesta nada, ya que el que paga es el estado. Este tipo de acuerdos son más comunes de lo que parece.

Hablando sobre este tema un amigo me dice: ‘vale, imagina que yo quiero dejarme un curro pero entonces no tengo derecho a paro; cojo, me busco un trabajo de un día en una ETT, y cuando acabe (por fin de contrato) ya tengo derecho a todo el paro (el de la anterior empresa y el de la ETT), ¿no?’. Pues no, no es tan fácil: si quieres hacer eso, la duración del nuevo empleo debe ser mayor de 3 meses, si no se consideraría fraude y no tendrías derecho a desempleo. Y ya sabes lo difícil que está conseguir un empleo, aunque sea de tres meses, hoy en día.