Concurso de acreedores o Suspensión de pagos: ¿qué son?

Los concursos de acreedores es como se llama actualmente a lo que antes se conocía como ‘suspensión de pagos’. A grandes rasgos es similar y hoy te lo explicamos.

Los concursos de acreedores es como se llama actualmente a lo que antes se conocía como ‘suspensión de pagos’. A grandes rasgos es similar y hoy te lo explicamos.

¿En qué consiste un concurso de acreedores?’ Cuando una empresa está a punto de quebrar (por la crisis, las deudas, la mala inversión…), ésta puede declararse en quiebra y cerrar, puede acogerse a un ‘concurso de acreedores’ en el que, después de evaluar adecuadamente la situación de la empresa, se le puede permitir no pagar (temporalmente) sus deudas (créditos, proveedores, trabajadores, etc).

¿Esto es legal?’ Si, claro. No sólo es legal, si no que se permite para que dicha empresa pueda seguir con su trabajo y ‘remontar’ el vuelo, de manera que vuelva a una situación estable y, de esta manera, pagar sus deudas.

Entonces, si soy una empresa a la que le acaban de dar un crédito, ¿puedo declarar el concurso de acreedores y así evito pagarlo, no?’ No es tan sencillo: al declararse el concurso de acreedores un juez nombra a tres administradores (un auditor, un abogado y un acreedor) para que de verdad evalúen la situación real de la empresa y determinen si se pueden o no pagar las deudas.

Los trabajadores de una empresa en suspensión de pagos, ¿siguen cobrando?’Si se puede cobrar, son los primeros en cobrar; después están administraciones públicas y bancos con préstamos e hipotecas. Finalmente, proveedores, suministradores y, si los hay, clientes (por ejemplo, si un cliente ha pagado por adelantado un dinero a una empresa y ésta se declara en concurso de acreedores, supuestamente no le puede devolver el dinero y, cuando tenga, será el último en cobrar’.

¿Al final se consigue que cobre todo el mundo?’ Pues es complicado, claro: si la empresa ha llegado a esa situación es que mucho dinero no tiene para pagar; los empleados, o cobrarán de la empresa o del Fondo de Garantía Social (aunque cobren menos), pero el resto depende de cómo siga la empresa. Según el link que os comento a continuación, en este tipo de litigios, suele acabar perdiéndose un 50% de la deuda que había (no se llega a cobrar).

Aquí tienes algo más de información.