¿Cuánto cuesta un coche hibrido? ¿Cuánto consume?

Si ayer veíamos las ventajas de los futuros coches eléctricos, hoy quiero comentarte las ventajas de los actuales coches híbridos, a mitad camino entre los de gasóleo y los eléctricos.

Si ayer veíamos las ventajas de los futuros coches eléctricos, hoy quiero comentarte las ventajas de los actuales coches híbridos, a mitad camino entre los de gasóleo y los eléctricos.

Un coche híbrido es aquel que aprovecha para moverse un 30% de la energía que genera, mientras que los coches normales únicamente aprovechan un 19%: esta energía se obtiene, por ejemplo, de las frenadas del vehículo y se almacenan en las baterías del mismo.

La forma de funcionar de estos vehículos es variable: algunos utilizan el motor eléctrico en las salidas y aceleraciones, y el motor de gasolina en el resto de tramos; otros utilizan el motor eléctrico en bajas velocidades (por ejemplo, entornos urbanos) y otros utilizan una combinación de ambos motores. La eficiencia de estos coches depende del entorno: se pueden conseguir reducciones del consumo de hasta un 80% (en entornos urbanos) o de un 40% (en entornos de carretera) .

Como verás en este enlace los precios pueden parecerse mucho a los de un vehículo ‘tradicional’ (son precios del diciembre pasado). En cuanto al gasto de combustible, en este artículo compara un vehículo tradicional con uno híbrido enchufable (un vehículo híbrido que también se puede recargar): según el autor, entre el precio de la electricidad (un cuarto del coste de la gasolina) y el consumo real (un cuarto del consumo de un coche tradicional), podemos estimar que un vehículo híbrido consume la mitad que un vehículo tradicional.

De todas maneras, tanto coches híbridos como eléctricos, son interesantes por las mejoras de eficiencia que se consiguen día a día, y que repercuten en un vehículo con mejor consumo.