Guerra de depósitos banco Santander y BBVA

Una lucha de titanes se está destapando entre las dos grandes entidades financieras del país. Esto se traduce en mejores condiciones para depósitos con dinero procedente del banco rival.

Una lucha de titanes se está destapando entre las dos grandes entidades financieras del país. Esto se traduce en mejores condiciones para depósitos con dinero procedente del banco rival.

En época de crisis (como la actual) amarrar lo que cada uno tiene suele ser la primera regla de oro para no salir perjudicado. El ‘sálvese quien pueda’ en el que nos hemos instalado se hace cada vez más visible en los bancos, tentados a arriesgar un poco si de atraer nuevos clientes se trata, sobre todo si con ello se perjudica a sus rivales en la jungla de las finanzas.

Claro ejemplo es la guerra desatada en el mundo de los depósitos bancarios entre los dos grandes bancos españoles (y entre los gigantes mundiales) BBVA y banco Santander. La encarnizada pero soterrada lucha, ‘destapada’ por el diario Expansión, consiste básicamente en que cada uno de los contendientes han fijado su punto de mira en los clientes del otro… Para bien. En unos días en que las rentabilidades anuales de los productos financieros de ahorro a plazo apenas llegan el 2%, y en muchos casos con dificultad se alejan del 1%, el BBVA acaba de anunciar que premiará a todo aquél que se pase del banco del logotipo rojo a su vera con un depósito nada menos que de un 4% TAE, parecidas cifras a las manejadas por el Santander en los casos inversos.

La jugada es simple, y por supuesto beneficiosa para el ahorrador de a pie: tú vas a una oficina del BBVA y dices que quieres traspasar tu dinero ahorrado desde el Santander, y automáticamente, sin mínimo de inversión ni comisiones, te ofrecen un 4% (se supone) de interés por tu dinero, llegando incluso hasta el 5% en casos de cuantías muy elevadas. Y si no eres del Santander, tampoco pierdas de vista al BBVA, porque ofrece un 3,25% TAE en depósitos con dinero proveniente de cualquier otra entidad que no sea ‘la santanderina’. Números muy apetecibles para todo aquél que no tenga especial apego por su banco.