Maneras de reducir el estrés en el trabajo

El trabajo estresa. Aunque te guste, te estresa y más en la situación actual de crisis en la que parece que tu empleo está siempre pendiente de un hilo.

El trabajo estresa. Aunque te guste, te estresa y más en la situación actual de crisis en la que parece que tu empleo está siempre pendiente de un hilo.

Te estresa trabajar, los jefes, las ventas, los jefes, las compras, los jefes, los compañeros, los jefes, el teléfono…y, sobretodo, los jefes. Parece que si no tienes capacidad para estresar, no te permiten llegar a jefe. Por eso yo voy pegando gritos sin motivo en el trabajo a la gente, para que esté siempre estresada y me asciendan.

Pero mientras tanto, si quieres intentar que tu trabajo sea un poco menos estresante, te doy unos consejos básicos y muy sencillos:

  • Te tiene que gustar tu trabajo: parece una chorrada y ahora mismo la gente lo que quiere es trabajar, le guste o no su trabajo. Pero cuando tengas la oportunidad, intenta que te guste lo que haces; es como los amigos o tu pareja: siempre vas a estar más a gusto con los que mejor te caen o con la que más te gusta y tu trabajo no es una excepción (seguramente pases más tiempo con tu trabajo que con tu pareja).
  • Como se dice siempre, debes recordar algo importante: ‘trabajamos para vivir, no vivimos para trabajar’. Si te pasas 12 horas en el trabajo y no haces otra cosa, olvidarás porque necesitas trabajar (por tu familia, tu casa, tu tiempo libre, etc)
  • Intenta separar tu trabajo de tu vida: a muchos nos cuesta, pero debes buscar formas de desconectar cuando salgas del trabajo, si no lo consigues acabarás trabajando 24 horas al día. Puedes hacer deporte, puedes jugar con tus hijos, ir al cine, etc…olvidarte del trabajo.
  • Intenta hacer descansos, aunque sean pequeños: para hablar con algún compañero y comentar cualquier tema no laboral, para descansar, para mirar por la ventana, para pensar en el fin de semana…Serán como pequeñas ‘siestas’ de tu trabajo.
  • Quéjate, en la medida en que te sea posible y justo, muestra tu opinión si las cosas no se hacen bien o si piensas que hay formas de hacerlas mejor: si no las comentas, las cosas no cambiarán nunca; si las comentas, seguro que consigues algún cambio para mejor.