Todos los gastos deducibles por un autónomo

Si ayer veíamos lo que se debe definir como un gasto deducible, hoy veremos un listado de los gastos que se pueden deducir, uno por uno, para que no te dejes ninguno.

Si ayer veíamos lo que se debe definir como un gasto deducible, hoy veremos un listado de los gastos que se pueden deducir, uno por uno, para que no te dejes ninguno.

Empezamos con la lista:

  • Consumos de explotación: en esta partida entran todos los gastos en materias primas, mercaderías, etc…que el autónomo compra para realizar su tarea diaria. Puede entrar tanto el coste del producto (por ejemplo, cemento), como el coste de adquisición del producto (el transporte, envío, almacenaje, etc), siempre que sea justificable mediante factura.
  • Sueldos: todos los sueldos que paguemos a empleados nuestros, así como gastos en pagas extra, dietas, etc..son fiscalmente deducibles, así como los gastos generados por el pago de la seguridad social (demostrables mediante contratos laborales).
  • Otros gastos de trabajadores: por ejemplo, gastos de formación, planes de pensiones, seguros de accidente para los empleados, etc.
  • Alquileres y cánones: tanto por el alquiler del inmueble donde se trabaja como por el uso de patentes, marcas, etc…Entran también dentro de los gastos deducibles, aquellos gastos destinados al mantenimiento o reparación de elementos necesarios para el trabajo del autónomo.
  • Servicios de terceros: tales como abogados, notarios, auditores, asesoría financiera, etc…
  • Suministros y servicios: entendemos dentro de esta partida el suministro de bienes ‘no almacenables’ como el agua, luz, teléfono, transportes, seguros, etc.
  • Impuestos deducibles: las tasas, recargos, contribuciones especiales, etc…son deducibles por el autónomo.
  • Otros gastos: por ejemplo, la compra de libros, suscripción a revistas, conferencias, gastos de asociaciones, etc…

Nos queda sólo por ver (mañana) los gastos de difícil justificación y los gastos no deducibles.