Las profesiones más demandadas del futuro: domótica

El futuro del mercado laboral ha de cambiar sí o sí. Muchos oficios hoy normales desaparecerán, pero a la vez se crearán nuevas necesidades: ¿Cómo satisfacerlas?

El futuro del mercado laboral ha de cambiar sí o sí. Muchos oficios hoy normales desaparecerán, pero a la vez se crearán nuevas necesidades: ¿Cómo satisfacerlas?

Con los jóvenes (y jóvenas, que no se enfade la Ministra Aído) de nuestro país inmersos en la temida selectividad y el índice de paro elevado hasta lo alto de una montaña de la que parece que le da miedo descender, es el mejor momento para plantearse en futuro como una oportunidad, abrir la mente a nuevos trabajos y ser de los primeros en especializarse en oficios que hoy nos parecen sacados de una película de ciencia ficción, pero que en breve pueden ser el trabajo nuestro de cada día. Consultoras y empresas de todo tipo se dedican estos días a predecir en qué ocuparemos nuestra jornada laboral en el futuro. Un buen ejemplo es el último estudio de la empresa de predicciones y centro de estudios Fast Future, cuyas conclusiones apetece conocer. Empecemos con una palabra tan de moda como desconocida: domótica.

Dícese de la ciencia que se ocupa de aplicar la electrónica y la robótica a la vivienda. Bombillas que se encienden cuando llegamos a casa y se apagan cuando salimos de la habitación, temperatura que se regula sola según la estancia de la casa, paredes y electrodomésticos con cromaterapia para alegrarnos el día en tardes nubladas… Además, esta ciencia cuenta con una baza muy importante a su favor: ayuda al medio ambiente, ahorra energía, no sólo esfuerzos. Controlarlo todo desde nuestro iPhone, por ejemplo, está muy cerca.

Por todo ello, todos aquellos que estén pensando en dirigir sus cerebros hacia una ingeniería, harían bien en pensar en especializarse en robots. Hoy sus amigos les verán quizá como unos freaks, pero en pocos años podrían ser unos profesionales muy demandados: limpieza, planchado, cuidado de personas… Las tareas que un robot podría fácilmente hacer en nuestra casa y vida cotidiana son casi infinitas, y llegará el momento en que mucha gente estará dispuesta a pagar por ellos.