Pasos para vender una Vivienda de Protección Oficial

Imagínate que tienes la suerte de que, cuando sea, te haya tocado una VPO (Vivienda de Protección Oficial), es decir, que hayas conseguido una casa que…

Imagínate que tienes la suerte de que, cuando sea, te haya tocado una VPO (Vivienda de Protección Oficial), es decir, que hayas conseguido una casa que…

…no sólo te cuesta menos que otras del mercado, sino que, además, te aportan ayudas de la administración, etc…Y ahora imagina que, tiempo después, ya no quieres esa casa (porque has visto otra que te gusta más, porque esa se te queda pequeña, porque te cambias de ciudad…); ¿la puedes vender? ¿puedes ponerle el precio que quieras?.

Pues te contesto a ambas cosas: si que la puedes vender, pero no la puedes vender al precio que quieras; antes, cuando esto se controlaba menos, había cierta ‘libertad’ y la gente compraba o le tocaba una VPO y luego la vendía al precio que quisiera a quien quisiera; ahora no es tan fácil (por lo menos, si lo quieres hacer legalmente, con dinero en ‘blanco’).

El precio máximo por el que la puedes vender es el mismo por el que tú la compraste, es decir, no puedes ganar dinero con la venta de la casa (será la administración quién, tras pedir el permiso correspondiente, denominado libertad de cesión, para venderla, te indique a qué precio máximo la puedes vender). Al pedir ese permiso, la administración dejará de darte las ayudas que te haya dado (por ejemplo, pago de ciertos intereses de la hipoteca), por obtener una VPO y, además, te exigirá que le devuelvas las ayudas de las que te has beneficiado (con los correspondientes intereses).

Como comentaba, has de presentar ante la administración una solicitud (identificándote) para realizar la venta de la vivienda y justificar el motivo de dicha venta (puramente informativo) y la administración tiene derecho de tanteo sobre la casa, es decir, si quiere, ellos son los primeros candidatos en quedarse la casa (pagando el precio fijado, claro).