¿Cuántas vacaciones me corresponden? Resolvemos todas tus dudas

Las vacaciones, aunque las asociemos a la playa, las tenemos que asociar a la Constitución, ya que son un derecho que tenemos adquirido y para el que trabajamos todo el año.

Las vacaciones, aunque las asociemos a la playa, las tenemos que asociar a la Constitución, ya que son un derecho que tenemos adquirido y para el que trabajamos todo el año.

Toda la información que aquí se aporta se muestra a nivel general, como una descripción de la norma habitual aplicado en España, aunque es muy probable que el respectivo convenio laboral de tu empresa detalle las características de todos los términos que aquí se emplean.

¿Cuándo se disfrutan las vacaciones? Las vacaciones, en España (y en la mayoría del hemisferio norte), suelen disfrutarse entre julio y agosto (en el hemisferio Sur se disfrutan en Enero – Febrero) y en nuestro país corresponden a 30 días naturales dentro del año trabajado.

¿Puedo ‘ahorrarme’ las vacaciones? Si le preguntas a tu jefe si te deja trabajar porque si durante las vacaciones, es probable que te diga que sí; de todas maneras, por ley, tienes la ‘obligación’ de disfrutar de tus vacaciones dentro del año (no puede acumularlas para el año siguiente) y no puedes cambiarlas por dinero (no puedes trabajar y que el jefe te pague por ese trabajo extra).

¿En vacaciones no cobro?. A menos que seas autónomo (que cobra por lo que trabaja), los contratos laborales reflejan las vacaciones que te corresponden y éstas deben ser remuneradas por tu empresa como si fuera un mes de trabajo más.

¿Y los casos especiales, como por ejemplo bajas por maternidad, si me he incorporado a mitad año a la empresa o si me echan?. Las vacaciones, como hemos comentado, es un hecho adquirido por cada día de trabajo realizado; en caso de entrar a trabajar en una empresa más tarde del 1 de enero (algo lógico), se darán las vacaciones correspondientes al tiempo trabajado (de manera proporcional); si durante el año se ha estado de baja (por maternidad, por ejemplo), el empleado sigue disponiendo del mismo tiempo de vacaciones como si hubiera trabajado en esas fechas; en caso de ser despedido o marcharse de la empresa, el trabajador tiene derecho a cobrar la parte proporcional de las vacaciones que cobraría si siguiera en la empresa.