¿En qué se diferencia una línea aérea de bajo coste (low cost)?

Los detractores de las líneas de bajo coste, que los hay, dicen que no se fían de esos aviones porque, para ahorrar dinero, no les hacen revisiones, no les cambian el aceite (o lo que sea), etc…

Los detractores de las líneas de bajo coste, que los hay, dicen que no se fían de esos aviones porque, para ahorrar dinero, no les hacen revisiones, no les cambian el aceite (o lo que sea), etc…

También te digo que conozco dos o tres detractores (gente acostumbrada a Zona VIP de aeropuerto) que cada vez más son más habituales de este tipo de líneas (por el coste, claro): es muy sencillo, tú sólo, si estás en un aeropuerto, acércate al embarque de una línea de bajo coste y mira como hoy en día hay más gente trajeada en la cola que nunca. Qué curioso.

¿En qué se diferencian de una línea aérea ‘normal’? Pues en los servicios que ofrecen: las líneas ‘normales’ (por diferenciarlas) te permiten facturar maletas, te permiten elegir asiento, te permiten cambiar billete, tienes zonas VIP en los aeropuertos, tienen Tarjetas de Empresa, te ofrecen el periódico en el avión, te dan algo de comer o desayunar, etc…tienen multitud de opciones que, la mayoría de nosotros, nunca utilizamos (ni conocemos que existen): por ejemplo, mientras otras compañías tienen multitud de modelos de avión, las empresas de bajo coste sólo disponen de uno, ahorrando de esta manera gran cantidad de dinero en mantenimiento. Además en las líneas de bajo coste evitan otros servicios, ahorrándose gastos, personal (por ejemplo, intentando vender billetes sólo por Internet), servicios…y permitiendo que el billete sea más barato.

‘Entonces, ¿de dónde sacan sus ingresos?’ El billete sencillo es mucho más barato, pero eso si, te cobran por cualquier servicio añadido al vuelo: por comer algo, por leer un periódico, por facturar una maleta o más, por subir antes al avión y elegir sitio, etc…y además se pasan todo el vuelo intentando ofrecerte otros servicios como lotería, productos baratos, etc…Sin ir más lejos, a modo de globo sonda, una de estas líneas se planteó cobrar por ir al baño.

¿Y eso es todo? No: también están acostumbradas a viajar a ‘aeropuertos’ secundarios, menos concurridos y que, por tanto, les resultan más económicos que otros más importantes, por lo que atraen pasajeros que no les importa ‘desplazarse’ un poco mientras el billete sea más económico. Además, muchos de estos aeropuertos secundarios ‘subvencionan’ a estas empresas, ya que atraen gran cantidad de turistas jóvenes (que utilizan estas líneas) a sus ciudades.