Tipos de baja laboral por enfermedad

Con la crisis nos hemos convertido todos en autónomos, es decir, no nos atrevemos a ponernos enfermos por miedo a perder nuestro empleo, un bien muy preciado.

Con la crisis nos hemos convertido todos en autónomos, es decir, no nos atrevemos a ponernos enfermos por miedo a perder nuestro empleo, un bien muy preciado.

Pero hay veces que cogerse una baja no es precisamente un capricho, sino una obligación por una enfermedad que tenemos debido a un accidente de trabajo o una enfermedad, ya sea derivada del trabajo o del tipo común (resfriados, gripes, etc).

‘Si me tengo que dar de baja por enfermedad: ¿sigo cobrando mi nómina?’ No cobras la nómina, lo que cobras proviene de la seguridad social y de la cotización (lo que pagas) cada mes a la misma con tu nómina. De todas maneras, no siempre se cobra lo mismo:

  • Accidente de trabajo: cobrarás el 100% de la base de cotización de la nómina, es decir, nada de incentivos, mejoras convenidas, etc.
  • Enfermedad: durante los tres primeros días, no se cobra; a partir de entonces y hasta los 15 días de baja, cobraremos el 60% de la base de cotización. Si seguimos de baja más tiempo, pasaremos a cobrar el 75% de la base de cotización.

¿Nunca llegaré a cobrar el 100% de la nómina? En principio no, pero muchos convenios colectivos de empresa se organizan para que la propia empresa pague la diferencia al trabajador hasta llegar al máximo de la nómina.

¿Me pueden despedir estando de baja por enfermedad? Poder si que pueden: se puede determinar cómo despido improcedente, pagarte la indemnización correspondiente y pasar a cobrar el paro, aunque eso sí, sería cuando ya estuvieras dado de ‘alta’ nuevamente.

¿Puedo estar de baja toda la vida? Es posible que te concedan una baja laboral permanente por tu tipo de enfermedad, pero de no ser así, tu prestación por baja laboral se termina cuando te den el alta, cuando se alcanza el plazo máximo fijado para la baja, por jubilación, por fallecimiento (obviamente) o por no acudir a las revisiones médicas que fijan la continuidad de la baja.