BBVA patrocinador de la NBA y la Liga Española de Fútbol

El banco español se ha convertido en patrocinador oficial de la mejor liga de baloncesto del mundo. ¿Pau Gasol y Kobi Bryant abrirán cuentas remuneradas?

El banco español se ha convertido en patrocinador oficial de la mejor liga de baloncesto del mundo. ¿Pau Gasol y Kobi Bryant abrirán cuentas remuneradas?

De todos es sabido que los bancos españoles, principalmente dos: Banco Santander y Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA para los amigos) están entre los mayores del mundo, por volumen de negocio, clientes y, cada vez más, prestigio. Tras la debacle financiera que arrastró a Lehman Brothers y un largo etcétera menos conocido, las entidades financieras se han esforzado en ganarse de nuevo al público, en lavarse la cara, y qué mejor manera para conseguir prestigio que arrimándose a los nuevos héroes de masas mundiales, ¿los cantantes pop? No. ¿Los actores de Hollywood? Tampoco. Los deportistas, esos nuevos ídolos.

En este sentido se enmarca la ambiciosa campaña de patrocinios que el BBVA está llevando a cabo primero aquí, poniendo su nombre a la Liga (desde hace un par de años la Primera División se llama Liga BBVA y la Segunda División Liga Adelante, como su slogan) y en último término fuera, en América, su segundo mercado más importante tras España, con el patrocinio de uno de los mayores espectáculos del mundo, la NBA. En concreto, el banco acaba de anunciar un acuerdo para ser la entidad oficial de la NBA, WNBA (NBAfemenina) y las ligas inferiores de la propia NBA en toda América, España y Puerto Rico.

Este patrocinio es el primero de esta magnitud que una empresa española logra fuera de nuestras fronteras, quizá sólo comparable al patrocinio de la Copa Libertadores (la Champions League de América) por parte del Banco Santander, en vigor desde hace un par de temporadas. El logo y nombre del banco estará presente en estadios, retransmisiones de tv de la NBA a ambos lados del Atlántico, merchandising… Por supuesto, no ha trascendido el montante total del patrocinio. Barato, seguro que no ha sido (se habla de 15 millones de euros, pero sin especificar plazos ni amortizaciones).